El Racing amarra la Copa

diario de ferrol-2017-05-15-033-08a9c473-p
|

La superioridad mostrada por el Racing ante la Arandina aseguró su clasificación para la próxima edición de la Copa del Rey. El equipo ribereño estuvo casi siempre a merced de un rival que marcó distancias muy pronto y, a pesar de que los locales consiguieron meterse en la lucha por los tres puntos en la primera parte al reducir distancias, no tuvieron opciones ante un rival de entidad en el que Joselu y Dani Benítez marcaron diferencias. Concluye de esta manera una complicada temporada para el cuadro verde, maquillada con el acceso al torneo del KO, y una pésima de una Arandina que tendrá el objetivo de recuperar la categoría perdida la temporada próxima.

Solo siete minutos tardó el Racing en cobrar ventaja. Lo hizo por medio de Dani Benítez, que remató una buena jugada de su equipo. La Arandina, a pesar de que salió con la intención de despedirse de la mejor manera ante sus aficionados tras una convulsa y decepcionante temporada, se encontró demasiado pronto con un gol en contra que dificultaba más su propósito. Los de Emilio Ferreras intentaron rehacerse, pero apenas tenían argumentos frente a un equipo más hecho y motivado. Porque el Racing controlaba el ritmo del partido y apenas dejaba maniobrar a una Arandina a la que no le bastaba su buena voluntad. El equipo ferrolano estaba mejor situado en el terreno de juego y sus futbolistas triangulaban con facilidad, llegando al área local con pocos toques.

Y mientras el partido seguía con una inercia invariable a favor del Racing, llegaría el segundo gol, con la firma de Joselu. Pero cuando parecía que el partido podía ser un paseo para el equipo ferrolano, y pese a que el marcador ya era severo, el equipo burgalés decidió dar el do de pecho y, aprovechando también que el Racing había rebajado su intensidad, comenzó a salir de su campo para equilibrar el partido e inclusive inclinarlo a su favor. Eso propició que la Arandina comenzara a tener presencia en ataque y, en una de sus primeras oportunidades sobre la meta visitante, Edgar acortó distancias cuando el primer acto estaba en su ecuador.

El gol de los ribereños puso en alerta al Racing, que no tardó en recuperar su dominio, con más peso en el centro del campo y con la amenaza constante que suponían Benitez y Joselu, una pesadilla para la defensa local. La Arandina, pese a la euforia del gol, seguía siendo inferior al Racing y de nuevo tenía que refugiarse en su campo, lo que aprovechó el cuadro visitante para hacer su tercero poco antes de llegarse al descanso, de nuevo obra de Joselu, que confirmaba su instinto. Se llegaba así al descanso y con el partido muy favorable al equipo ferrolano en su búsqueda de la Copa.

Intención
Tras la reanudación, Ferreras dio entrada a Ndoye y Plaza para buscar la reacción de los suyos. Pero antes de que se pudiera apreciar algún cambio y, tras una acción en la que el colegiado señaló penalti, el Racing aumentó su ventaja al transformar Pablo Rey la pena máxima y dejar el partido virtualmente sentenciado. A partir de ahí, de hecho, el encuentro ya tuvo poca historia. La Arandina entendió que ya tenía poco qué hacer, mientras que el Racing entró en “modo control” y economizó esfuerzos.
Con todo, el Racing aún forzaría otra acción que supondría el segundo penalti a su favor, pero esta vez Montiel adivinó la intención y detuvo el lanzamiento de Pablo Rey, que no consiguió engañar al meta ribereño. Así que el partido terminó con una Arandina resignada a su suerte.

El Racing amarra la Copa