El Racing vive su momento de gloria

Futbol - Racing - Burgos
|

El Racing tuvo que esperar hasta la última jugada del encuentro ante el Burgos para confirmar la clasificación para la promoción de ascenso a Segunda División.

El partido comenzó con un ritmo muy alto por parte del conjunto racinguista para tratar de adelantarse cuanto antes en el marcador. Así, no tardó en llegar la primera oportunidad clara para la escuadra local con un centro de Iago Iglesias, que cabeceó Jorge Rodríguez a las manos del meta Aurreko. Solo unos minutos más tarde, Pablo Rey puso el esférico dentro del área y el delantero cántabro no llegó al remate por unos centímetros, cuando en la grada ya se cantaba el gol.
El asedio de la formación departamental era cada vez más asfixiante y su rival lo único que podía hacer era defenderse y tratar de sorprender con algún contraataque. La movilidad de Jorge Rodríguez le creaba muchos problemas a la zaga burgalesa y le llevó a disponer de dos mano a mano ante el cancerbero castellano que no pudo concretar.
Mediada la primera parte, el cuadro verde bajó un poco el ritmo, lo que aprovechó el Burgos para poner en apuros a Mackay con un remate de cabeza. El Racing respondió muy pronto con una internada de Pablo Rey en el área, pero su lanzamiento se marchó rozando el poste.
Al conjunto racinguista le costaba combinar en el centro del campo, lo que permitía a su adversario robar balones con facilidad y buscar la velocidad de Carralero. El futbolista del Burgos volvió a ser más rápido que la defensa, plantándose delante del guardameta, pero le fallaron las fuerzas a la hora de rematar. El cuadro verde vivía sus peores momentos –de hecho se reclamó un penalti por manos de Comesaña–, por lo que agradeció que el colegiado decretase el final del primer tiempo.
El partido se reanudó con los mismos protagonistas pero, ya en el primer minuto, la escuadra visitante se quedó con un jugador menos al ver Moke la segunda tarjeta amarilla en una jugada con polémica. Esa circunstancia ayudó a que el equipo de José Manuel Aira intensificase su dominio, ya que tenía menos problemas para circular el esférico.
Los dos entrenadores decidieron mover el banquillo y fue el visitante el que dio entrada en el campo a Sergio Torres, mientras que el local retiró del terreno de juego a Iago Iglesias buscando más velocidad por las bandas con Marcos Álvarez.
Jorge Rodríguez fue protagonista de otras dos oportunidades en el área burgalesa, primero con un taconazo al poste y, a continuación, con otro disparo que salió rozando el poste.
El equipo ferrolano seguía sin ser capaz de darle velocidad a la circulación de balón para abrir el entramado defensivo de su contrincante, lo que facilitaba las cosas de los burgaleses.  Sin embargo, el Racing no cejaba en su empeño de buscar los tres puntos, consciente de lo que se jugaba en el choque, asegurar un puesto en la promoción de ascenso. Pudo marcar el defensa Antonio con un remate de cabeza que se estrelló en el larguero y, en el minuto 82, el Racing dispuso de una oportunidad inmejorable para adelantarse en el marcador, al señalar el colegiado el punto de penalti por una mano de Gallardo. Jorge Rodríguez se encargó de lanzarlo pero el balón se estrelló en el poste.
Esta ocasión perdida no hizo que se rindieran los verdes, aunque el tiempo seguía pasando cada vez con más interrupciones en el juego motivadas en buena parte por los problemas físicos de los jugadores visitantes.
El árbitro señaló cinco minutos de prolongación y, cuando se cumplía ya la mitad de este tiempo, un robo de balón de Vela le permitió entrar entrar en el área siendo derribado por Héctor. Jorge Rodríguez no dudó en coger de nuevo el balón para lanzar la segunda pena máxima en menos de diez minutos y, esta vez sí, su lanzamiento –al mismo punto que el primero– significó el tanto del triunfo y con ello la clasificación. Nada más sacarse de centro, finalizó el choque con la alegría de los jugadores y el júbilo entre los aficionados, que comenzaron a celebrar el primer éxito de la temporada. n

El Racing vive su momento de gloria