Un fuego en una fábrica de pienso obliga a los bomberos a trabajar bajo tierra

Incendio en Copagro
|

Los Bomberos de Ferrol y el GES de Mugardos acudieron ayer a sofocar un incendio en la empresa Copagro, una fábrica de alimentos compuestos para animales, en la parroquia de Meirás.
El incendio se originó en el motor de una de las máquinas, en el interior de una de las naves, y se propagó hasta otra sección en la que había almacenado una gran cantidad de pienso, con una alta capacidad de combustión debido a algunos componentes como los cereales.
Según fuentes del parque de Bomberos de Ferrol, las llamas de la maquinaria y la parte del pienso que estaba en la superficie se sofocaron con relativa facilidad, pero existía otra parte, subterránea en la que seguía concentrándose el calor. Fue ahí donde los Bomberos tuvieron que emplearse a fondo. Para acceder a esa zona soterrada hubo que desmontar parte de la maquinaria y acceder mediante un pequeño hueco, que dificultó enormemente las tareas de extinción. 
Los trabajos se prolongaron durante más de tres horas –desde las 13.45 hasta pasadas las 17.00 horas– y obligaron a los Bomberos a utilizar doce bombonas de oxígeno, cuando en un incendio urbano apenas se consumen dos o tres de estas. “Las condiciones bajo tierra, sin ventilación y con mucha humedad complicaron demasiado el trabajo”, aseguró a este diario uno de los efectivos que trabajó en la extinción.
Además, hubo que actuar con precaución debido a la atmósfera explosiva que generó el polvillo del pienso en suspensión. Afortunadamente el incendio se originó lejos de otras zonas de la instalación donde se almacenan  abonos, fertilizantes o plásticos.  

normalidad
Los responsables de la fábrica insistieron en que se actuó según el protocolo y ello evitó daños mayores. Solo una parte de la maquinaria resultó afectada y los trabajadores pudieron continuar su jornada con relativa tranquilidad el resto del día.
“Mañana los ganaderos tendrán sus pedidos como cada día y para nosotros será un día más”, manifestó ayer uno de los responsables de la empresa, visiblemente sorprendido por “el revuelo en las redes sociales” que originó el incidente. Lo cierto es que, aunque desde fuera apenas se apreciaba lo ocurrido, los miembros del parque de bomberos de Ferrol afirmaron que resultó una intervención muy técnica y complicada desde el punto de vista logístico.

Un fuego en una fábrica de pienso obliga a los bomberos a trabajar bajo tierra