Fomento obliga al Gobierno local a colocar una barrera en el carril bici

el ideal gallego-2019-04-03-008-df8e968d
|

Los operarios están instalando una barrera de hormigón en el carril bici metropolitano en la avenida de A Pasaxe, frente al Materno, para cumplir con una exigencia del Ministerio de Fomento. Este New Jersey pretende fomentar .la seguridad evitando que un vehículo a motor se introduzca en “el espacio ciclable”. Desde el Ayuntamiento, señalan que esta medida ya estaba contemplada en el proyecto original, como uno de los requisitos exigidos desde Fomento, puesto que la vía es parte de la Red de Carreteras del Estado. 

No es la primera vez que el Ayuntamiento se ve obligado a incorporar barreras de cemento para garantizar la seguridad de los usuarios, puesto que el vial discurre por una ruta muy transitada por el tráfico de acceso a la ciudad. En mayo del año pasado, los obreros sustituyeron la mediana vegetal de Primo de Rivera por otro New Jersey. El problema residía en la diferencia de nivel que hay entre ambos sentidos de la circulación, quedando los dos carriles más cercanos al puerto más altos que los dos más próximos a los edificios, lo que ofrecía peligro de caída para los taxistas. Los técnicos señalaron que era la única solución, pero el resultado fue tan malo estéticamente que el Gobierno local tuvo que poner en marcha alguna medida que ocultara el hormigón, que daba el aspecto de estar en obras a la avenida. 

912.000 euros
cuesta el carril bici metropolitano que conecta con O Burgo y la mayor parte del presupuesto de la obra corre a cargo de la Diputación


Casi cinco kilómetros
Una vez esté completado, el carril bici partirá del Teatro Colón y conectará en A Pasaxe con la senda peatonal y ciclista de O Burgo a través de cinco kilómetros de vías segregadas para bicicletas pero también tramos compartidos con vehículos a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. No fue la única polémica que generó el carril bici. La última la protagonizaron trabajadoras del Materno, que se manifestaron porque las obras del carril eliminan el estacionamiento más próximo al hospital: “Los niños y las parturientas no están para venir en bicicleta”, alegaban durante la protesta que realizaron con pancarta por A Pasaxe. El Ayuntamiento busca para ellos tarifas especiales en los parkings. 


El carril bici tiene un presupuesto de 912.000 euros, en su mayor parte abonados por la Diputación. El concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, señaló en su día que con obras como esta A Coruña se convierte “na capital ciclista de Galicia”. La búsqueda de una forma de transporte más sostenible obliga a priorizar al ciclista, que solo representa el 4% de los viajes, por encima del coche privado, que suma el 37% en la ciudad. “Adoptar este tipo de políticas é arriscado e implica cambios”, proclamó Grandío, que ya anunció hace semanas que no continuará como concejal el próximo mandato.

Fomento obliga al Gobierno local a colocar una barrera en el carril bici