Barcelona exhibe lo “oscuro” de la captura de Copito de Nieve

2016060922432892880
|

El Museu de les Cultures del Món, que depende del Museu Etnològic de Barcelona, muestra el lado “oscuro” de la captura de Copito de Nieve en una exposición que sitúa a la mascota albina como punta de lanza de un silenciado pasado colonial barcelonés.
La exposición “Ikunde, Barcelona Metròpoli Colonial” se centra en la relación entre Barcelona y la Guinea Ecuatorial mientras el país fue colonia, donde la burguesía de la capital catalana se convirtió en “protagonista” de una actividad extractora y expoliadora a nivel económico, de animales y especies exóticas y recursos naturales, dicen los organizadores.
Se trata de una exposición incómoda y dura, que pretende hacer “autocrítica” de la memoria colonial barcelonesa en toda una declaración de intenciones de la nueva etapa del Museu de les Cultures del Món (proyecto estrella del equipo de Xavier Trias) que acoge su primera muestra temporal y un nuevo rumbo más crítico.
El recorrido, que reúne un centenar de piezas de diferentes colecciones, cuenta cosas que “a nadie le gusta ver ni escuchar” y que arranca con Copito como la cara amable de este pasado, que humanizó al gorila, tras ser capturado en octubre de 1966 en las selvas guineanas y llevado a Barcelona convirtiéndose en embajador de la ciudad.
De hecho, el especimen albino llegó a ser recibido por el alcalde barcelonés, llegó a defecar en el Ayuntamiento (según cuenta la leyenda), se le hizo DNI, y fue motivo de películas, “merchandising” y gran atracción del zoo.
En contraste, la exposición muestra un gorila oscuro taxidermizado que acariciaron Ava Gardner y Salvador Dalí. n

Barcelona exhibe lo “oscuro” de la captura de Copito de Nieve