Un triunfo tranquilizador

|

La victoria conseguida sobre el Pontevedra no fue, ni mucho menos, la más brillante del Racing en lo que va de liga, pero sí que fue una de las más importantes. El triunfo frente al cuadro granate pone fin a la racha de cinco semanas sin ganar que acumulaba el equipo ferrolano –con una jornada aplazada por medio, eso sí– y eleva a tres puntos la distancia que lo separa de la posición que obliga a ganar una eliminatoria para mantenerse en la categoría y a siete la que tiene con respecto a las cuatro últimas plazas. “Es lo mejor que se puede rescatar del partido”, reconoce Maceira.
Ante la perspectiva de que, a partir de ahora, los equipos ubicados en la parte baja de la tabla clasificatoria van a sumar puntos con regularidad, la victoria ante el Pontevedra le da al equipo ferrolano una relativa tranquilidad con vistas a los próximos enfrentamientos. Además, como explica Dani Benítez, “en casa no podemos dejar escapar más puntos. Hay que ganar sí o sí. Es lo mismo que sea un derbi, que el rival sea el primer clasificado o el último. Tenemos que tener la mentalidad de ganar todo en casa”.

decisión
Tal y como se prevía, el resultado se decidió por un fallo –combinado con el acierto de Dani Benítez a la hora de marcar a través de un tiro desde fuera del área–, lo que hizo, como admitió el goleador, que el partido fuese “más espeso de lo habitual, sobre todo en casa”. Además, el cuadro verde volvió a mantener su portería imbatida –algo que no conseguía desde el primer partido de la segunda vuelta, en el que derrotó al Caudal por 4-0– y su nivel defensivo fue relativamente bueno, ya que el adversario no fue capaz de generar demasiadas ocasiones para conseguir el empate.
De todas formas, el hecho de echarse muy atrás en la segunda parte, especialmente en los últimos minutos, le añadió al partido un halo de incertidumbre que la plantilla quiere evitar en próximos choques. “Nos faltó la calma de dar dos o tres pases seguidos y tener una posesión larga para coger aire. Si no corregimos eso, va a ser difícil no encajar en otros partidos”, dice el lateral Maceira, aunque Dani Benítez apunta que el hecho de retrasar su posición en el campo con el 1-0 “lo hacemos nosotros y cualquier equipo que juegue en casa. Pero hay que quedarse con el hecho de que hemos aguantado la presión y que ellos apenas crearon peligro”.
Ahora, con dos partidos seguidos fuera de casa, el Racing espera aprovechar la tranquilidad de esta victoria para puntuar.

Un triunfo tranquilizador