lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Indalecio Seijo | “El objetivo es seguir diversificando los tráficos, y pronto podremos cerrar alguno nuevo”

Seijo asegura que el trabajo de su predecesor, José Manuel Vilariño, es “difícil de mejorar” | jorge meis

Reconoce Indalecio Seijo –Ferrol, 1965– que suceder a José Manuel Vilariño es un reto complicado y que el trabajo de su predecesor es difícilmente mejorable. En diciembre asumió la presidencia del Puerto con el objetivo prioritario de potenciar la diversificación de tráficos.

En su toma de posesión dijo que su deseo era dar continuidad a la gestión de Vilariño. ¿Qué planes tiene más allá de eso?

Pepe dejó el listón muy alto, con proyectos cruciales en marcha: conexión ferroviaria, impulso a los contenedores, obras en la fachada marítima, la sostenibilidad... Además de eso, me gustaría aportar nuevos proyectos: los eólicos y el hidrógeno verde están ahí y, o te apuntas a eso, o te puede pasar el tren. Estoy seguro de que algo de eso vendrá. Y, por supuesto, apoyar la diversificación de tráficos; para mí es fundamental que en un puerto haya muchos tráficos diferentes porque si un año los números van mal, vas a bajar poco; pero si tienes pocos, la bajada ya sería un peligro.

¿Es más necesaria que nunca la diversificación?

Sí, nos falló el carbón y eso supone cuatro millones de toneladas menos. Vale, pero lo vamos a sustituir por otra cosa. Los contenedores van a subir mucho más; el gas se está comportando de una manera espectacular; confiamos en que Alcoa continúe por el empleo y porque nos aporta unos números buenísimos; la chatarra, la madera, las palas de eólicos... Esa variedad posibilita que si un año te falla algo, lo puedas compensar con otro tráfico.

Con respecto a la conexión ferroviaria, ¿se mantienen los plazos para su entrada en servicio?

Están trabajando a tres turnos, todo el día y toda la noche. Es un proyecto espectacular en el que tiene mucho que ver la forma en que lo está llevando mi equipo. Estamos muy cerca, a un kilómetro, de llegar al emboquille de A Graña y esperamos que eso sea un acicate para la terminal de contenedores, a la que estamos ayudando a buscar tráficos. Es bueno que sientan ese apoyo.

¿La terminal de contenedores podrá lograr todo su potencial si no entra en el Corredor Atlántico?

Mejor era estar en la red básica. No es una cosa mía, ni siquiera de la Xunta, pero es algo que el Estado debería pedir. Si estando así ya nos llaman para llevar trenes al puerto interior, con 30 contenedores, no quiero pensar lo que pasará cuando ya haya tren al puerto exterior. Se multiplicará. Y quiero reconocer el esfuerzo del grupo Yilport, la concesionaria de la terminal, que está poniendo toda la carne en el asador. Si están aquí es porque tienen buenas perspectivas.

¿De qué modo se podrían atraer más operadores?

Solo pueden hacer lo que están haciendo, están trabajando muchísimo y muy bien. El otro día estuvo aquí Cosco y estamos estudiando también el Short Sea Shipping con algún puerto portugués. Ahora tenemos tres líneas regulares y en breve podrían salir más, por ejemplo, una mayor frecuencia con Irlanda porque ahora todo lo que vaya allí, si pasa por Inglaterra, es un follón.

El Brexit ha supuesto un trastorno en muchos aspectos, pero ¿es una oportunidad para el puerto?

Si fuera camionero, estaría muy trastornado, pero como estoy vinculado a los barcos tengo que buscar oportunidades, como llevar los tráficos directamente a Irlanda. Gracias a eso, además, acaban de concedernos tres plazas de policía portuario. A todo lo malo hay que buscarle el lado bueno.

¿El Puesto de Inspección Fronteriza –PIF– va en esa línea?

La segunda fase estará operativa antes de que finalice el primer semestre del año. Quizás necesitemos mejorar la gestión de los contenedores refrigerados porque nos ayudaría a captar tráficos. Tener el PIF es una ventaja competitiva porque nos permite hacer controles a mercancías de todo tipo. Es una infraestructura que, si no la tienes, no puedes meter la cabeza en muchos tráficos.

¿A qué mercancías nuevas se puede optar?

Hay que traer grano y apostar por algún tráfico nuevo. Tampoco es apostar, porque ya los estamos buscando. La terminal de Endesa dejó de mover carbón, pero no se ha ido de ahí. Si siguen ahí es porque esperan traer algo.

¿Cómo podría potenciarse el papel de Reganosa?

Ellos solos ya se potencian muy bien; son muy buenos. Cuando fui por primera vez allí, hace quince años, tenían 60 empleados; ahora tienen 160. Estaban instalados en una esquina de la ría de Ferrol; ahora están en medio mundo, gestionando plantas de gas... Hacen un trabajo espectacular.

¿Hay margen de mejora en las relaciones puerto-ciudad?

Donde hay dos fronteras, siempre hay alguna fricción, pero vamos a tratar de ponerlas en orden. Tenemos el proyecto para la Casa do Mar, adaptar los pasos de peatones para personas con movilidad reducida... Hay donde avanzar; tanto, que hemos encargado un estudio de sostenibilidad a la consultora Ernst&Young para que durante este año analice la relación del Puerto con su área de influencia, es decir, para saber qué es lo que demanda la ciudad de nosotros, en qué sentido podemos ayudar y cómo podríamos mejorar. Confío en que de ahí pueda salir algún proyecto.

¿Cómo valora las intervenciones en la fachada marítima?

Es importante ganar espacio porque hay un problema en la actual sede y, también, tener una fachada marítima decente. A mí me come por dentro comprar un edificio y rehabilitarlo 12 años después. Las obras en la Comandancia han empezado y en Aduanas quiero que en un año, dos a lo sumo, podamos empezar. l

Indalecio Seijo | “El objetivo es seguir diversificando los tráficos, y pronto podremos cerrar alguno nuevo”

Te puede interesar