Vuelta a la actividad en precario

pabellón de A Malata, empieza un partido de fútbol sala entre O Parrulo y el Antequera
|

Vuelve la actividad liguera para O Parrulo tras el descanso del que disfrutó el pasado fin de semana. Con el encuentro que lo enfrenta al Osasuna Magna esta tarde –20.30 horas, Anaitasuna–, el equipo ferrolano regresa a una competición en la que su objetivo es asegurar cuanto antes su permanencia en la máxima categoría. Y, aunque se presenta con el ánimo por todo lo alto gracias a sus últimos resultados –empate en la pista del Industrias Santa Coloma y victoria en A Malata sobre el BeSoccer UMA Antequera–, también lo hace en cuadro en el aspecto físico: las ausencias de Adri, Rubi López y Bermusell le hacen prentarse bajo mínimos a este partido.


Los ocho puntos de ventaja que tiene sobre las posiciones que acarrean el descenso de categoría le dan a  O Parrulo un cierto aire a la hora de afrontar el choque frente a un rival que atraviesa su mejor momento. El Osasuna Magna, después de perder ante el equipo ferrolano en diciembre en octavos de final de la Copa del Rey, acumula seis partidos sin conocer la derrota –cinco victorias y un empate–. Y eso le permite estar en la cuarta posición de la tabla clasificatoria, con el acceso a las eliminatorias por el título bastante encarrilada.

Renovación
Superado el complicado tramo en el que se convirtió la última quincena de diciembre y la primera de enero, en el que las salidas de Chano, Jesulito y Róber obligaron a O Parrulo a reinventarse para volver a ser competitivo en la máxima categoría nacional, el equipo ferrolano afronta el último tercio del campeonato liguero de una manera optimista. A ello ayuda la llegada del brasileño Moreno, la última incorporación a la entidad de la ciudad naval que, aunque todavía no está a su mejor nivel físicamente, llega con la esperanza de aportar muchas cosas para que el equipo ferrolano se salve.

Y, en vista de la precariedad de efectivos con la que el cuadro de la ciudad naval se presenta a este partido –además de las bajas, entre los convocados ni Rubi Lemos ni Miguel ni Diego Núñez se encuentran en sus mejores condiciones–, el grupo es la solución. Como se apuntó desde la plantilla horas antes de emprender el viaje a Pamplona, “todo el mundo ayuda. Este es el camino a seguir”. Es el que O Parrulo espera que le permita sumar algo positivo para, de esta manera, acercarse un poco más a la permanencia en Primera.

Vuelta a la actividad en precario