El Concello incluirá el servicio de seguridad de FIMO y Porta Nova en un nuevo pliego con otros inmuebles

El centro comercial de Portanova únicamente aloja dos comercios, el supermercado Gadis y una óptica | meis
|

El Concello de Ferrol desistirá en su intento de sacar a concurso el servicio de seguridad de FIMO y Porta Nova de forma conjunta tras la desaparición de Segur Ibérica, la empresa encargada de la vigilancia en ambos inmuebles.

Según explicaron desde el gobierno local, tras consultar con los servicios de contratación, el negociado propio de seguridad y asesoría jurídica externa, “la mejor opción es sacar el concurso completo de seguridad privada del Concello de Ferrol”


Actualmente Eulen presta el servicio en la Oficina de Atención a la Ciudadanía, el Castillo de San Felipe, Reciclaterra y otros edificios municipales, además de encargarse de la apertura y cierre de los mercados. “A parte de estos edificios, la intención en el nuevo pliego es incluir estos dos y prestar especial atención a los edificios de servicios sociales. En el contrato actual existe una rotación entre los inmuebles de Caranza, Casa Solidaria y Sánchez Barcáiztegui y la idea es que haya un vigilante en cada uno de los edificios”, explicó el concejal de Seguridade Álvaro Montes, quien aseguró que “ya se está preparando este contrato”.

En el caso concreto de FIMO y Porta Nova, ambos de titularidad municipal, no hay vigilantes desde finales del pasado año, cuando la empresa Segur Ibérica se liquidó jurídicamente. Los doce exempleados de estos dos centros, actualmente en paro, podrán ser subrogados por la nueva empresa que asuma el servicio hasta el mes de noviembre.


Los servicios de consejería del Concello son los encargados de abrir y cerrar los edificios y la Policía Local la que se asegura de que queden vacíos.

Desde el comité de empresa se mostraron especialmente críticos con el gobierno local durante este proceso y apuntaron que “si ahora doce trabajadores están en paro es por la falta de diligencia y la forma de hacer las cosas en el ayuntamiento, ya que el ERE se inició a finales de 2016 y durante un año no fueron capaces de conseguir subrogar el servicio”.

El Concello incluirá el servicio de seguridad de FIMO y Porta Nova en un nuevo pliego con otros inmuebles