Editores gallegos denuncian la “difícil” situación del sector y reclaman incentivos a la lectura

|

Editores gallegos denuncian la “difícil” situación del sector y piden apoyo y medidas a las administraciones para contrarrestar los efectos que ha tenido en ellos la crisis económica, pero también “el cambio en los hábitos de entretenimiento y la entrada del libro digital”.

Así lo aseguró ayer, en declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Asociación Galega de Editores (AGE), Laura Rodríguez, que apuntó “la falta de apoyo de las administraciones” en este ámbito.

“En Galicia esto se ha traducido en una caída de la facturación que supera el 30% desde 2008 lo que, a su vez, se traduce en una disminución del número de empresas editoriales”, señala la presidenta de una asociación que agrupa a 34 empresas editoriales.

Laura Rodríguez reivindica, no obstante, el trabajo que realizan para contribuir “a la protección de la diversidad cultural” y lamenta que las ayudas son “cada vez menores”.

EL “VALOR” DEL LIBRO

Como ejemplo, señala que la compra de novedades ha registrado una reducción superior al 70% en los últimos seis años. Por ello, reclama medidas para apoyar “a la lectura en general”.

“Es necesario que el libro sea visto como algo que tiene valor y un presupuesto mayor para dotar de libros a las bibliotecas”, apostilla. En la misma línea, reclama otras medidas que apoyen el libro gallego.

En similares términos se pronuncia el presidente de la Asociación de Editores Coruñeses, Xan Arias, quien denuncia un apoyo institucional “prácticamente nulo a la cultura”. Especialmente, remarca la situación de la edición en gallego, de la que explica que su situación se “recrudece” al ser una lengua minoritaria.

Como la presidenta de AGE, critica la reducción “drástica” de los fondos destinados a las bibliotecas. También lo hace el director general de Cumio, Cándido Meixide, que asegura que lo que había “era una mal llamada política de subvenciones”. Pese al actual contexto, las editoriales gallegos están optando por distintos caminos. Unas como Biblos Clube de Lectores publican exclusivamente en gallego, mientras que otras como Editorial Trifolium combinan el castellano y el gallego. Mientras, Galaxia han iniciado recientemente la publicación de libros en castellano.

Con todo, y a pesar de que Xan Arias reivindica “el campo de independencia” que debe tener el sector, recalca la necesidad de que las administraciones apoyen “la difusión del producto cultural”. Para ello, pide apoyo económico, pero, en coincidencia con la presidenta de AGE, “medidas” que favorezcan esta difusión. En concreto, pide políticas para que el gallego “esté normalizado” y que este se conciba como “un canal de comunicación digna”. 

Regalo

Sobre la situación del sector, el director de la Editorial Cumio indica que el producto cultural, en un contexto de crisis, es “prescindible”, pero explica que en fechas como las Navidades gana fuerza la adquisición del libro como regalo. “Eso funciona bien”, señala. Al respecto, destaca la buena acogida que está teniendo las publicaciones infantiles. “Son libros que llevan música, mucha ilustración y novedades, no es un cuento puro por lo que su valor comercial ha subido”, indican desde Cumio.

Editores gallegos denuncian la “difícil” situación del sector y reclaman incentivos a la lectura