Una ocasión para descartar a un rival

fútbol entre el Racing y el Burgos
|

El encuentro que este sábado enfrenta a Racing y Cultural Leonesa le brinda al equipo ferrolano la oportunidad de descartar a un rival para clasificarse para la fase de ascenso. En realidad el cuadro leonés tiene más que complicado acabar la liga entre los cuatro primeros –necesita el fallo de, al menos, dos de los equipos que tiene por delante, y tanto Racing como Logroñés lo aventajan en diez puntos–, al menos tiene la posibilidad de acabar sexto para ganarse el derecho de participar en la próxima edición de la Copa del Rey. De ahí que el racinguista Adrián Cruz vaticine que “van a salir a por todas, a agotar su última opción. Va a ser un rival fastidiado”. Además, el futbolista recuerda que la Cultural fue de los equipos que más le agradaron en la primera vuelta, por lo que está convencido de que esta vez también complicará las cosas.

El jugador de Moaña defiende que “fuera de casa es donde se marcan diferencias”, por lo que espera que ante la Cultural Leonesa el Racing le dé continuidad a los cuatro partidos consecutivos que lleva sin perder. “Antes, hubo mucho partidos en los que casi no teníamos ocasiones y dábamos la sensación de ser débiles. Pero ahora somos mucho más solventes y con menos ganamos los partidos”, recuerda el centrocampista antes de asegurar que “si esos puntos luego los haces firmes en casa es donde se marcan las diferencias”.

Consolidación

El caso es que, tras meterse entre los cuatro primeros hace ya casi dos meses, el Racing se ha consolidado en la lucha por clasificarse para la fase de ascenso a Segunda –“el empujón anímico de meternos entre los cuatro primeros nos ayudó mucho”, explica Adrián Cruz–. Así que, en los partidos que quedan hasta el final de la liga regular, que el jugador considera como auténticas finales, su esperanza es que la escuadra verde mantenga el nivel que está dando en los partidos desde hace algunas semanas.

Además, a nivel individual, él espera seguir rindiendo como en las últimas semanas, cuando ha demostrado dejar atrás el tiempo que estuvo lesionado. “Sinceramente, me hizo bastante daño”, reconoce Adrián Cruz, “pero los dos últimos partidos me han valido para meter la cabeza en el equipo”. En ellos ha alternado una ubicación más retrasada con otra más adelantada, pero a ese respecto dice que “me da igual la posición en la que esté si juego”. De todas formas, el futbolista reconoce que “ahora le cogí el tranquillo a la forma de presionar y a lo que manda el ‘mister’, así que me encuentro muy cómodo”.

Una ocasión para descartar a un rival