La Armada desmiente la venta del “Príncipe de Asturias”

Principe de Asturias
|

El futuro del portaaviones “Príncipe de Asturias” continúa dando que hablar cuando solo restan diez días para que Defensa lo dé de baja de su lista oficial de buques. El almirante jefe del Estado Mayor de la Armada –Ajema–, Jaime Muñoz-Delgado, había concedido recientemente muy pocas opciones a otra posibilidad que no fuera su subasta para el desguace, pese a que anunció que la vía de la venta a otra Marina continuaría abierta hasta este mes, coincidiendo, precisamente, con la ceremonia de baja.
En el día de ayer, un medio electrónico, “El Confidencial Digital”, anunciaba que el que durante 25 años fue el buque insignia de la Armada será vendido a Angola junto a otros cuatro patrulleros, entre los que se encuentra el “Chilreu”, que está también amarrado en el Arsenal militar desde el 30 de junio del año pasado.
No obstante, fuentes oficiales del departamento castrense desmintieron este extremo, aunque, en sintonía con lo manifestado por el propio Ajema, aseguraron que “todavía existen países interesados en la compra del portaaviones”, pero matizando que “no hay nada en firme”.
Tampoco Navantia ha dado crédito a estas informaciones. “Es un bulo”, señalaron fuentes de la compañía pública, en referencia a que en la misma noticia se hablaba de que el coste de la venta sería simbólico a cambio de que la reforma y adaptación del buque a las necesidades de la Marina angoleña se realizase íntegramente en los astilleros públicos, aunque el propio presidente del grupo público, José Manuel Revuelta, reconocía a preguntas del comité intercentros que esa posibilidad de ocupación no está descartada. Según la Armada, varios Estados manifestaron interés por el portaaeronaves, con visitas al Arsenal incluidas, si bien hasta la fecha no se ha concretado ninguna oferta.
Hace trece meses, en el transcurso de su primera visita a Ferrol, el Ajema anunció que el “Príncipe de Asturias” completaría en Ferrol su proceso de desactivación y baja de la Armada, después de constatar que mantenerlo operativo tendría un coste que en estos momentos Defensa no puede asumir. El 8 de febrero, el R-11, comandado por el  ferrolano Alfredo Rodríguez Fariñas, entró en la ría y tras una breve escala en A Graña, para desembarcar diversos equipos y armamento, atracó en un muelle de Navantia, donde permanece desde entonces. El calendario de los trabajos de desactivación, que están prácticamente finalizados, se interrumpió debido precisamente a ese interés por parte de las Marinas de otros Estados. n

La Armada desmiente la venta del “Príncipe de Asturias”