Los mariscadores solicitan seis meses de parón biológico para recuperar la ría

Medio centenar de mariscadores se reunieron ayer con el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, al que trasladaron las principales demandes
|

Más de medio centenar de mariscadores, tanto de la cofradía de Ferrol como de la de Barallobre, se movilizaron ayer para exigir a las administraciones públicas una solución urgente a la escasez del principal producto que comercializan, la almeja babosa, cuya población escasea en los principales bancos marisqueros de la ría, debido a la sobreexplotación y a la falta de saneamiento de las aguas.

Ayer, concretamente, se concentraron delante del edificio administrativo de la Xunta, donde consiguieron reunirse con uno de los responsables de la sede autonómica y con el biólogo de zona para hacerles llegar su demanda de realizar un parón biológico en la ría. La responsable del pósito ferrolano, Isabel Maroño, explicó al término del encuentro que es urgente detener la actividad marisquera durante al menos seis meses para dejar que la zona se regenere.
“Estamos sin ningún stock de almeja babosa. Es imposible seguir faenando porque no hay absolutamente nada de talla comercial”, explicó Maroño. Pero para ello solicitan poder cobrar el paro durante ese periodo de tiempo. “No estamos pidiendo una limosna, hay gente que lleva más de treinta años cotizados, así que no es nada del otro mundo que, ante una situación de urgencia como esta, podamos cobrar la prestación”, señaló la presidenta.

limpieza integral
Sin embargo, las cofradías advierten de que esa medida de por sí no sería suficiente y explican que tiene que combinarse con dos acciones fundamentales. Por un lado, han instado a la Xunta a realizar una limpieza integral de los fondos marinos. “No llega con que saquemos el mejillón de vez en cuando. En la ría hay secciones enteras de asfalto, chatarra, de todo. La Xunta tiene que contratar una empresa profesional que se encargue de retirar todo eso”, insistió Maroño.

En segundo término, la responsable del pósito ferrolano se refirió al otro gran reto biológico al que se enfrenta la ría, como es el saneamiento. Los miembros de las cofradías acudieron estos días a los plenos extraordinarios en los que se trató de desbloquear la polémica en torno a la tasa de saneamiento para que pueda comenzar la depuración de la ría. Los mariscadores mostraron su descontento con la actitud del pleno, que fue incapaz hasta en tres ocasiones de resolver la problemática.

Isabel Maroño instó a los grupos municipales a actuar en beneficio de más de 500 familias que viven de un sector estratégico como es el extractivo y, en general, del bienestar ambiental.

“La ría no se va a depurar gratis, en cualquier lugar hay que pagar una tasa, eso cae de cajón. Les pedimos que se dejen de reproches y se desbloqueen el asunto de una vez”.


Si no se hace, advirtió Maroño, supondrá el fin de la actividad marisquera en la ría. El sistema de bateas –dijo– “no es sostenible”. “Y la alternancia entre zonas que nos impone la Xunta solo hace que durante un tiempo se machaque una zona y después la otra”.

Los mariscadores tuvieron la oportunidad de trasladar estas peticiones personalmente al alcalde, Jorge Suárez, que los recibió a última hora de la mañana en el consistorio.

Los mariscadores solicitan seis meses de parón biológico para recuperar la ría