Exigen que se aclare el importe y el momento en que se repercutirá la tasa a los vecinos

|

El gobierno local naronés acusó además a las administraciones implicadas en el convenio de “guardar silencio sobre la tasa a imponer a los vecinos por el servicio de explotación”. La puesta en marcha de la EDAR de Cabo Prioriño –además de otros servicios que tendrá que asumir el Ayuntamiento de Ferrol en virtud del acuerdo– supondrá un desembolso económico sobre el que, hasta la fecha, tan solo se avanzó que podría tratarse de una subida de 0,70 euros. 
El consistorio naronés urge además que se modifique la duración del convenio –se prevé por dos años y con carácter prorrogable–, haciendo coincidir la vigencia del mismo con la incorporación de los vecinos del municipio vecino a la red. En caso de no variarse este apartado, anuncian, se procederá a impugnar el documento en vía judicial, solicitando la suspensión de su eficacia y, por ende, explican, del propio sistema de saneamiento. Ello podría derivar, en el caso de que se suspendiese el convenio de encomienda de gestión, en que los ferrolanos no tuviesen problemas para verter a la red pero la gestión y la determinación del precio correspondía a la Xunta, a través del coeficiente de vertidos contemplado en la Lei de Augas.
En la misma línea que el equipo de gobierno naronés se posicionó ayer el PSOE ferrolano que ya anunció que exigirá explicaciones al respecto en la comisión de Urbanismo. Los socialistas denuncian la próxima firma de un convenio “sin saber qué recepcionará el Ayuntamiento” y también el hecho de que se desconozca cuándo se va a establecer esa tasa que deberán afrontar los vecinos. n

Exigen que se aclare el importe y el momento en que se repercutirá la tasa a los vecinos