Inés Santiago, la mejor local en un día para olvidar

Esta es la primera temporada como sub 23 de Inés Santiago
|

Entre caídas y desfallecimientos, la Copa del Mundo que ayer se disputó en Huelva resultó pésima para las cinco competidoras de Ferrolterra desplazadas al evento. De hecho, la mejor de todas ellas, Inés Santiago, que acabó en la vigésima plaza, vio su concurso lastrado por una caída que impidió que pudiese estar entre las mejores. Sus compañeras del Triatlón Ferrol Ana Carvajal y Camila Alonso tuvieron peor suerte aún, pues no acabaron la carrera. Lo mismo le sucedió a Sara Guerrero, del TriNáutico Narón. De esta forma, de las cinco locales en liza, solo Santiago y Melina Alonso, que fue vigésimo tercera, completaron el recorrido.


La primera en quedarse fue Camila Alonso, quien ya arrastraba algunos problemas físicos en los últimos días. La hispano-argentina pasó mala noche y a punto estuvo de no salir a competir. Finalmente sí se lanzó al agua, pero tras completar la primera vuelta decidió abandonar pues su cuerpo no le respondía como esperaba.
Lo mismo le sucedió a Sara Guerrero que, en este caso, echó pie a tierra en el sector ciclista tras sufrir una “pájara” y quedarse descolgada del segundo pelotón. Prácticamente de forma simultánea dijo adiós a la carrera Ana Carvajal, aunque en su caso de forma más traumática y como consecuencia de una caída.
A estas alturas, solo quedaban ya en competición Melina Alonso, cuyo rendimiento en natación no fue el que esperaba pero fue de menos a más hasta hacerse con esa vigésimo tercera plaza; e Inés Santiago. La joven departamental parecía la más firme opción del pelotón local.


Tras salir bien posicionada del agua, logró asentarse en el grupo de cabeza. “Iba cómoda y dando relevos”, recuerda, “me sentía muy bien”. Sin embargo, una acción de mala fortuna acabó con sus opciones. En una zona sin ningún peligro, no pudo evitar la caída de la tria–tleta que la antecedía en el pelotón y dio con sus huesos en el suelo. Magullada, Santiago colocó de nuevo la cadena de su bicicleta y retomó la marcha.


Pero, físicamente maltrecha, la ferrolana perdió el ritmo y la estela del grupo y tuvo que luchar contra sus molestias todo lo que quedaba de carrera. "Me da mucha rabia porque me notaba con mucha fuerza", lamentaba al finalizar la prueba, "pero estas cosas suelen pasar, precisamente, cuando te encuentras bien". Con todo, logró cruzar la línea de meta en la vigésima plaza, a siete minutos y medio de la ganadora, la checa Vendula Frintova, que se proclamó campeona de esta Copa del Mundo de Huelva.

Inés Santiago, la mejor local en un día para olvidar