Bruselas presiona a las farmacéuticas ante los retrasos en las vacunas contra el coronavirus

Una sanitaria recibe la vacuna contra el Covid-19 en Bruselas | s. LECOCQ (efe)
|

La Unión Europea (UE) intenta presionar a las empresas farmacéuticas para que entreguen las dosis de vacunas contra el coronavirus que se habían comprometido a proporcionar durante el primer trimestre del año, tras los anuncios de retrasos por parte de Pfizer y AstraZeneca. 

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró ayer que los laboratorios mantendrán el calendario inicial de entregas de vacunas en la Unión Europea a partir del 25 de enero, después de que Bruselas interviniera para que se respetaran los contratos. 

“Vamos a hacer que se respeten los contratos que han sido validados por las farmacéuticas y nos comprometemos a que haya transparencia utilizando todos los medios jurídicos de los que disponemos”, dijo Michel en la emisora francesa Europe 1. 

El presidente del Consejo Europeo insistió en que desde Bruselas han tenido que “pelear y dar un golpe sobre la mesa” para pedir claridad sobre las razones por las que se han anunciado retrasos y han pedido también a las empresas que hablen con transparencia de las razones por las que a veces han podido tener dificultades en la cadena de producción de las dosis.

“Cuando se han anunciado retrasos, por ejemplo en el caso de Pfizer, hemos actuado con firmeza, dimos un golpe sobre la mesa y finalmente los retrasos de varias semanas se han reducido a ralentizaciones en la entrega”, añadió. 

La mayoría de Estados miembros se ha limitado a manifestar su descontento o malestar y a instar a las empresas a que aceleren la entrega de inyecciones y cumplan lo pactado. 

El primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, rechazó esta semana actuar contra Pfizer en los tribunales y consideró que poner en marcha litigios “no es la solución”. 

Cambios en la producción
El pasado 15 de enero, Pfizer confirmó un cambio en su capacidad de producción de la vacuna contra el coronavirus que reduciría el número de ellas que se distribuirían en Europa en las próximas semanas. 

La firma explicó en un comunicado que “está trabajando duro para entregar más dosis de las inicialmente previstas para este año” y que debe modificar el proceso de producción para incrementar su capacidad, lo que “requiere de aprobaciones regulatorias adicionales”. 
“Aunque esto temporalmente impactará los envíos a finales de enero y principios de febrero, proveerá un incremento significativo de las dosis disponibles para pacientes a finales de febrero y marzo”, afirmó la farmacéutica en el comunicado 

El jueves, la Comisión Europea señaló que espera que el consorcio farmacéutico Pfizer-BioNTech recupere completamente su ritmo de producción “la próxima semana”. 

“A partir de la semana que viene, las entregas continúan según el plan”, declaró en una rueda de prensa el portavoz de Salud de la Comisión Europea, Stefan de Keersmaecker. 

El portavoz comunicó que la semana pasada la Comisión Europea, responsable del programa de compra conjuntas de vacunas para la UE, fue informada por la farmacéutica de que “habría retrasos en las entregas”. 

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, contactó “inmediatamente con el consejero delegado de la compañía y se ofrecieron garantías de que las entregas en el primer trimestre del año se respetarían y que en los siguientes meses se incrementaría la producción”. 

La farmacéutica informó de que “habrá retrasos una semana: esta semana en la que estamos ahora”, pero la próxima se espera que las entregas recuperen el ritmo habitual y, pese a los problemas, Pfizer se ha comprometido con Bruselas a entregar para marzo las dosis firmadas originalmente. 

Por otro lado, AstraZeneca informó el viernes a la Comisión Europea de que, tras la aprobación de su vacuna contra el coronavirus por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que se espera a finales de mes, no podrá entregar inicialmente la cantidad de dosis prevista.  Ante ese escenario, el club comunitario hablará con la farmacéutica británica la próxima semana.  

Según anunció el ministerio de Sanidad neerlandés, la UE está “todavía en diálogo” con la empresa, que anunció que reducirá en un 60% el lote total de vacunas que entregará a Bruselas en el primer trimestre de 2021, alegando problemas de producción.

Bruselas presiona a las farmacéuticas ante los retrasos en las vacunas contra el coronavirus