El Ejecutivo pide “tiempo” antes del confinamiento domiciliario

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero | mariscal
|

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, defendió ayer la necesidad de esperar el resultado de las últimas medidas adoptadas para frenar la propagación del coronavirus antes de estudiar opciones más severas como un confinamiento domiciliario, que ya están pidiendo varias comunidades autónomas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montero sostuvo que aún es “pronto” para valorar el impacto del estado de alarma, cuya prórroga hasta el 9 de mayo aprobó ayer el Gobierno.

“Habrá que ir adoptando las medidas en cada momento, pedimos contundencia por parte de las comunidades autónomas para evitar situaciones de mayor dimensión o profundidad. Deseamos, confiamos, que las medidas de los últimos días tengan un reflejo en los indicadores epidemiológicos que se expresarán esta semana y durante las próximas semanas”, explicó.

El mismo mensaje trasladó ayer el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al Gobierno de Asturias, una de las comunidades autónomas que junto Castilla y León, Aragón, Melilla y Ceuta pidieron el confinamiento domiciliario.

Montero insistió en que el objetivo es evitar este tipo de medidas más drásticas pero no lo descartó de plano. “Vamos paso a paso”, pidió asegurando que el Gobierno escucha las peticiones de todas las comunidades autónomas y hoy sus propuestas podrán ser estudiadas en el Consejo Interterritorial de Salud.

“Necesitamos medidas contundentes para frenar la expansión desde la prudencia, el rigor y la evidencia científica”, afirmó Montero, con una apelación a los “expertos”, que desde hace semanas claman por un confinamiento general, más laxo que el de la pasada primavera, para cortar una acelerada transmisión, que ya multiplica por más de 10 (527,94) la incidencia acumulada fijada como límite por la OMS. 
“Vamos a ir viendo día a día las circunstancias, porque las pandemias son así”, subrayó por su parte la vicepresidenta Carmen Calvo apuntando al próximo lunes, cuando entra en vigor la prórroga de seis meses de la alarma. 

Asimismo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, pidió “dar margen” a las nuevas medidas contempladas en el estado de alarma aprobado la semana pasada para comprobar si es eficaz en el control del gran alza de los contagios de Covid-19, con el objetivo de evitar el confinamiento domiciliario.

En rueda de prensa, el epidemiólogo del Ministerio de Sanidad no descartó ir a un confinamiento duro, pero instó a ser “comedido”. “Descartar nunca se va a descartar ninguna medida, pero tenemos que ser comedidos. No podemos poner todas las medidas cuando la situación no lo requiere. Tenemos que dar la capacidad a las medidas para mostrar su efectividad o no”, señaló.

Simón ha reconocido que hay muchas comunidades autónomas con UCI que se encuentran “muy al límite”, pero puntualizó que “las características de los casos son diferentes” a las de marzo y abril. “Ahora mismo, la gran mayoría no ha tenido que suspender una gran parte de la actividad programada de los hospitales. Desde el punto de vista asistencial, la situación empieza a ser crítica, pero no estamos en una equivalente a la de marzo y abril”, argumentó el experto.

Al respecto, insistió en “dar margen al sistema sanitario para mostrar una cierta elasticidad”.

Por otra parte, el pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), presidido por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y en el que participan los consejeros del ramo de las distintas comunidades autónomas, va a analizar hoy la eficacia de los confinamientos permitrales de siete días.

El Ejecutivo pide “tiempo” antes del confinamiento domiciliario