Un vecino de San Pablo espera desde 2011 que el Concello subsane los daños en su casa

Kepha viviendas San Pablo
|

Las obras ejecutadas en San Pablo en el marco del Plan E supusieron para un vecino del barrio el inicio de un calvario que todavía continúa. Aquellos trabajos provocaron importantes daños en la fachada de su vivienda cuando se levantaron los jardines que bordeaban los edificios con una pala, pero no fue el único problema que las intervenciones realizadas en San Pablo ocasionaron en esta casa  situada en el bajo del número 9 de la calle Aciñeira.
Según relata su propietario, Kepha Fuster, cuando se construyó el centro cívico del barrio un camión de gran tonelaje rompió la placa situada en la parte trasera de la vivienda, que desde entonces padece filtraciones de agua.
En ambos casos el Ayuntamiento ha reconocido los daños y se ha comprometido a subsanarlos, pero el problema es que los años pasan y los desperfectos siguen ahí, con el consiguiente deterioro de las condiciones de la vivienda. “No hacen más que reírse de uno”, dice Kepha Fuster, que insiste en que su reclamación no tiene ningún matiz político. Los primeros desperfectos se produjeron durante el gobierno de Irisarri y la situación fue puesta en conocimiento también del actual sin que ni en un caso ni en otro haya llegado la solución. El afectado dice que recibe una pensión de poco más de 500 euros y que no puede hacer frente a las reparaciones, además de criticar que con otros vecinos se actúe con más diligencia y con él, un residente en la zona desde hace más de 50 años, todo continúe paralizado. Su intención es recurrir al Juzgado si no obtiene una rápida solución para su problema.

Un vecino de San Pablo espera desde 2011 que el Concello subsane los daños en su casa