Victoria en el tramo final

|

Un gol de Antonio en las postrimerías del encuentro le dio al Somozas los tres puntos en su encuentro ante la Arandina, un choque en el que tanto locales como visitantes apenas tuvieron acercamientos a la meta rival. Solo tras el tanto el cuadro visitante pudo ahondar en la herida local al marrar Dani Pedrosa la sentencia en una galopada en la que, incomprensiblemente, envivió lejos de la portería contraria.
La primera parte fue de velocidad total, con el Somozas muy ordenado en defensa y con talento a la contra, aunque apenas puso en apuros a la Arandina. El cuadro visitante, de todas maneras, tuvo más control en los instantes iniciales, en los que llegaron sus primeros acercamientos a la portería contraria. Peligroso saliendo desde atrás, el equipo dirigido por Stili aprovechó las bandas para arribar a los dominios del rival a través de la verticalidad de Añón, primero por la izquierda y después por la otra banda. Eso hizo que el cuadro verdiblanco arrinconara en su propio terreno de juego a la Arandina en su terreno de juego, pero con una internada de Quique Cubas como situación más peligrosa para el adversario.
Tras sacudirse el control del rival, la Arandina trató de adueñarse del esférico. Y lo conseguió gracias al trabajo de Gonzalo y de Nico, que hicieron crecer a la formación burgalesa. El cuadro local, obcecado por jugar por dentro, se topó sin embargo con la defensa rival, así que solo mediante las acciones a balón parado el equipo burgalés consiguió hacer peligro. Por ejemplo, tras un saque de banda, Carlitos apareció en el segundo palo para disparar muy desviado de la portería visitante. Era esta una fase en la que el cuadro blanquiazul acorraló a los de Stili durante diez minutos, aunque a punto de llegar al descanso un remate al larguero de Antón de Vicente confirmó el peligro que podía generar el cuadro somocense durante la segunda parte.

ATOLONDRADO
Salió mejor la Arandina tras el descanso, aunque sin excesivos aspavientos. De hecho, el fútbol continuaba brillando por su ausencia y solo era destacable el alto ritmo al que ambos contendientes parecían querer jugar. Las hostilidades en este segundo acto las abrió el conjunto local. Transcurridos diez minutos, la enésima incursión de Mauri por el lateral zurdo obligó al meta Mandaluniz y toda la defensa a aplicarse para abortar una opción en la que la Arandina estuvo a punto de sacar más rédito. Sin embargo, en la jugada siguiente Joseba Beitia disparó a las manos del meta Álex para confirmar que el compromiso se encoentraba en una fase muy alocada.
El encuentro era un auténtico correcalles y las oportunidades para ninguno de los dos eran demasiado claras. Solo a cinco minutos para el final se rompió la tónica del choque, con el remate de Antonio tras un saque de esquina botado desde la banda izquierda. No hubo tiempo para má, ni una ocasión que se interpusiera en la victoria de los de Stili. Tres puntos más que permiten al Somozas sellar la permanencia de manera casi total y con el reto de la Copa del Rey.

Victoria en el tramo final