Investigan la desaparición de un estudiante ferrolano en Santiago

CHAVAL
|

 

Brais Bogo Graña, un ferrolano de 24 años, estudiante de Biología en la Universidade de Santiago de Compostela, está desaparecido desde la noche del pasado viernes. En torno a las 21.00 horas de esa noche habló por Whatsapp con una amiga y uno de sus compañeros de piso, que abandonó el domicilio sobre esa hora, aseguró a los investigadores que Brais permanecía allí con otro compañero. Sus familiares formalizaron la denuncia por desaparición la noche del sábado.
El joven había planeado viajar desde la capital gallega para pasar el fin de semana en Ferrol y celebrar el día del padre en la casa de sus abuelos, en Meirás. Sus padres y su hermano fueron a recogerlo a la estación de autobuses, pero advirtieron que no se encontraba entre los pasajeros del autocar que llegó a Ferrol a las once de la mañana, tal y como estaba previsto. 
Según explicó ayer el hermano del desaparecido a Diario de Ferrol, esperaron “un par de buses más” y, a las cinco de la tarde, al ver que Brais no llegaba y que tenía el teléfono móvil apagado, él mismo –su hermano– decidió ir en coche hasta Santiago para comprobar si le había sucedido algo. Al mismo tiempo, se puso en contacto con sus compañeros de piso, que también comenzaron a buscar a Brais. 

Buscan a un compañero
Solo uno de los chicos con los que compartía casa en Santiago no se encontraba en la vivienda cuando el hermano de Brais llegó. Se trata del joven con el que vieron al desaparecido por última vez la noche del viernes. Otro de los compañeros aseguró que “quedaban los dos en casa” cuando éste salió del piso sobre las diez de la noche. 
Ese otro joven, que permanecía con el desaparecido en casa, habló el sábado telefónicamente con el hermano de Brais y, en un primer momento, le dijo que el viernes por la noche se encontraba en A Coruña, aunque en una segunda llamada le confirmó que había estado en el piso de Santiago. Según fuentes próximas a la investigación, este chico se encuentra también ilocalizable y los investigadores lo buscan para recabar información. El joven, según ha podido saber este diario, posee antecedentes policiales y ha estado sometido a tratamiento psiquiátrico recientemente. 

Investigación
La Policía Nacional de Santiago, que se encuentra al frente del caso, realizó ayer, a última hora de la tarde, un registro en el piso en el que viven Brais y los otros tres chicos con el fin de recabar algún tipo de indicios sobre los últimos movimientos del joven ferrolano. El hermano del desaparecido confirmó ayer a Diario de Ferrol que en la habitación de Santiago estaba la cartera de Brais con toda la documentación, así como el ordenador portátil. Sin embargo, echaron en falta un paquete de tabaco, el teléfono móvil, las gafas, una mochila y las llaves del domicilio. 
Los amigos y familiares de Brais iniciaron ayer en las redes sociales una campaña para dar con el paradero del joven. El evento creado en Facebook, con fotografías del desaparecido y algunos datos básicos para identificarlo, llegó a lo largo del día a más de 70.000 personas, esencialmente del área de Ferrolterra y Santiago, donde residía actualmente. Además, sus allegados repartieron durante toda la jornada de ayer unos panfletos informativos por el centro de Santiago denunciando la desaparición y solicitando la colaboración de los vecinos y estudiantes que puedan aportar alguna pista sobre su paradero.
La familia ruega a cualquiera que pueda tener conocimiento sobre el paradero de Brais Bogo que se ponga en contacto con la Policía Nacional –091–, la Guardia Civil –062– o Emerxencias Galicia –112–. Al cierre de esta edición, los tres cuerpos de seguridad declararon no haber recibido ningún aviso al respecto.

La interpol continúa buscando a Pedro Yáñez
La noticia de la desaparición del joven Brais Bogo recordó ayer, inevitablemente, a muchos ferrolanos el caso de Pedro Yáñez, otro vecino de la ciudad naval que desapareció en extrañas circunstancias hace más de tres años, en noviembre del 2012, y que sigue sin resolverse. La investigación está actualmente en manos de la Interpol, aunque no hay ninguna pista desde hace más de un año y medio. Durante un tiempo, la Policía Nacional recibió numerosas colaboraciones ciudadanas que situaban a Pedro Yáñez en diferentes puntos de la península, pero que resultaron infructuosas. El padre de este joven desaparecido aseguró públicamente hace unos meses que está convencido de que su hijo sigue con vida y sospechan que puede estar fuera de España, aunque en el momento de la desaparición no tenía la documentación en regla.

 

Investigan la desaparición de un estudiante ferrolano en Santiago