Alberto Meira repite en Narón

Eduardo González y Luis Barreiro, del Congostra Team Sanxenxo, durante uno de los tramos de la sesión de tarde Jorge Meis
|



Alberto Meira, con David Vázquez como copiloto y a los mandos de un Mitsubishi Lancer Evo X, se proclamó por segundo año consecutivo campeón del Rally de Narón. Lo hizo después de ganar seis de las ocho especiales cronometradas y tras una dura pugna con el otro gran aspirante al triunfo y líder del Campeonato Gallego, un Iago Caamaño que arriesgó sin fortuna y acabó relegado a la segunda posición.
Todas las quinielas situaban a ambos como claros y prácticamente únicos candidatos a la victoria en la prueba naronesa y lo cierto es que durante toda la mañana se encargaron de llevar al límite esas previsiones, rivalizando al máximo por la primera posición. Buena prueba de ello es que, al término de las dos primeras secciones, solo dos décimas de segundo separaban el Ford Fiesta del piloto de la Escudería Lalín-Deza de Alberto Meira.
Caamaño había comenzado muy bien la jornada imponiéndose en el accidentado tramo de Cerdido – Fercarpi Galicia–. Él fue uno de los diecinueve pilotos que logró cruzar la meta antes de que la especial fuese neutralizada por ese atropello que a punto estuvo de arruinar la jornada. Su Ford Fiesta R5 fue el más veloz aventajando en siete segundos al piloto de Vincius. Pero, sin duda, lo más significativo de esta primera toma de contacto fue comprobar como, tal y como se suponía, el resto de vehículos estaban un paso por detrás de los máximos favoritos, que dejaban ya al tercer clasificado, Alberto López, a 43 segundos de la cabeza.
Tanto en la segunda pasada por este tramo como en las dos que se hicieron sobre el Queiroga –Talleres Casal y Pernas–, fue Alberto Meira el que tomó el relevo, imponiéndose en los otros tres tramos de la mañana y, casi segundo a segundo, recortándole distancia en todos ellos a un Iván Caamaño que, a pesar de todo, resistía en la cabeza. Su renta, eso sí, resultaba meramente testimonial, y las apenas tres décimas que los separaban completadas las dos primeras secciones dejaban patente que la victoria, salvo algún contratiempo, se la iban a jugar entre ambos, pues el tercero en discordia, Jorge Pérez, figuraban a más de dos minutos y veinte segundos.
El rally dio un giro radical en el arranque del quinto tramo en Vilachave –Talleres Breogán–. Iván Caamaño apuró sus opciones al límite, abrió gas en busca de ampliar su renta y, justo en una de las zonas más complicadas, sufrió un trompo en el que se dejó prácticamente todas sus opciones de triunfo al perder algo más de 37 segundos frente a un Alberto Meira tremendamente regular que volvió a marcar el mejor tiempo “scratch”.

Conservar
La carrera se le ponía terriblemente favorable y, con su mayor adversario relegado, se dedicó a conservar y administrar su renta sobre un trazado tremendamente espectacular, exigente, pero también, como el propio Caamaño experimentó, traicionero. Con todo, la superioridad de Alberto Meira le permitió, incluso adoptando una postura más conservadora, volver a imponerse en otras tres especiales durante la sesión de tarde y, así, seguir aumentando su renta.
Iván Caamaño se desquitó en el último tramo, en el que volvió a ser el más rápido. Un triunfo parcial que le sabía a poco. “El rally lo perdimos nosotros. Salimos a ganar y cometí un error porque íbamos muy rápido”, lamentaba tras cruzar la línea de meta. La otra cara de la moneda, un exultante Alberto Meira que, aunque reconocía que “empecé flojo y no corrí a buen ritmo”, se mantuvo seguro y regular y ello le permitió sumar un triunfo “muy importante de cara al campeonato”, dado el elevado coeficiente de la prueba naronesa.
De entre los locales, mención especial para Dani Dopico yPablo Gregorio, de la Escudería Moeche, que acabaron cuartos a falta de la confirmación de los tiempos oficiales. También Daniel Castro y Sergio Martínez –Touro Motor–, con su Peugeot 206 que vencieron el Volante FGA y un Jorge Cagiao que, junto con Amelia Blanco –Escudería Ferrol–, llevaron a su Peugeot 106 a la séptima plaza.

Alberto Meira repite en Narón