El fiscal abre la puerta a la detención de Puigdemont en caso de que malverse

Puigdemont, junto a Colau, en los actos de celebración de la Mercé | toni albir
|

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, señaló ayer que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, está perseverando en un delito de desobediencia y avisó de que si incurriese en malversación la Fiscalía podría pedir su detención.

En declaraciones a Onda Cero, recogidas por Europa Press, Maza consideró que el presidente de la Generalitat está cometiendo un delito de desobediencia, en el que estaría perseverando dado que ha continuado promoviendo una consulta que la Justicia declara inconstitucional.

“Pienso que sí, por eso la Fiscalía está actuando y considera que tiene diligencias con el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña porque está acogida al aforamiento en estos términos, los tribunales se pronunciarán en su día, pero estamos absolutamente convencidos de que es así”, advirtió Maza.

El fiscal también recordó que el delito de desobediencia, al igual que el de prevaricación, no conlleva pena de prisión, por lo que Puigdemont iría a la cárcel si hubiera incurrido en malversación. Aunque, reitera, que “no quiere decir que se pida o no”. “Tendremos que ver las circunstancias en que se produce en su momento, de momento no lo hemos solicitado”, explicó.

Preguntado por sí una posible declaración de independencia de Cataluña constituiría un delito de rebelión, distinguió que si esta se produce de manera pacífica y sin recurrir a grandes grupos de personas, sería un caso de desobediencia. Mientras que sería un delito de sedición si ésta involucra a un número importante de personas. Según explicó Maza, estaríamos ante un delito de rebelión si la independencia supusiera la actuación de grandes tumultos y además se incurriera en violencia.

Catalá apela a los jueces

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo ayer, al ser preguntado sobre la posibilidad de que pudiera ser detenido el presidente de la Generalitat, que cualquier medida de privación de libertad en un Estado de derecho como España “siempre la deberá adoptar un juez”.

El ministro recordó que “se adoptan medidas de limitación de libertad cuando una persona ha cometido un delito y un juez así lo decide” y dijo que desconoce si en el caso de Puigdemont “se está en esos términos”.

“Lo que sí hay es una querella presentada por delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de fondos públicos, temas muy importantes”, afirmó el ministro, que añadió que la semana pasada también se presentó una querella “por un delito muy grave, el de sedición, que tiene una pena de entre 10 y 15 años para las personas condenadas por él”.

El president se reafirma

Mientras, el presidente de la Generalitat, Carles Puigemont, aseguró que la organización del referéndum había previsto una reacción del Estado de este nivel, y reafirmó que el 1 de octubre habrá urnas, papeletas y lo “más importante”: votantes.

En una entrevista en la radio francesa France Inter en París, recogida por Europa Press, dijo: “Se había previsto que podía haber una reacción del Estado de este nivel, aunque esté fuera de la Constitución”.

Según Puigdemont, “han actuado como si hubiera un estado de excepción y se hubiera suspendido la autonomía sin ningún debate parlamentario”.

“Así que habíamos previsto esta eventualidad y confirmo que habrá urnas y papeletas, y algo que todavía es más importante para la celebración de un referéndum: habrá votantes”, añadióPuigdemont, que descartó una declaración unilateral de la independencia si finalmente no se pudiera celebrar.

Además, calificó de “injusto e inaceptable” que el Gobierno central hable de violencia, cuando esta no ha sido ni será nunca una opción en Cataluña, añadió, y dijo que el Govern no se plantea ahora mismo una declaración unilateral de independencia (DUI) ante la hipótesis de que no se pudiera celebrar el 1-O. Puigdemont subrayó que la actitud pacífica ha sido demostrada al mundo después de seis años consecutivos de grandes movilizaciones con un millón de personas sin ningún incidente. Insistió en que “todo está en marcha” para el referéndum, y ha alegado una gran esperanza por parte del pueblo catalán para expresarse en las urnas.

A su juicio, “es indiscutible que hay una gran mayoría, de más del 80% de gente en Cataluña, que se quiere expresar democráticamente” y lo que los convocantes quieren dar voz.

“No podemos prejuzgar los el resultado, nos tenemos que contar para saber si hay o no una mayoría que quiere ser independiente”, refirió Puigdemont, que argumentó que España ha firmado tratados internacionales que reconocen el derecho a la autodeterminación.

El fiscal abre la puerta a la detención de Puigdemont en caso de que malverse