Reportaje | Una residencia para mascotas en la que pueden sentirse como en casa

1. Yadira Tenreiro López, fundadora y gerente del hotel canino, felino y para roedores | daniel alexandre
|

¿Qué hago con mi mascota cuando voy de vacaciones? ¿Y si tengo que ausentarme un tiempo por motivos laborales? ¿Qué pasa con él si por cualquier mal deben ingresarme unos días en el centro hospitalario?
Todas estas preguntas rondaban la cabeza de Yadira Tenreiro López cuando decidió apostar por el emprendimiento y fundar su propio negocio. El Bosque, ubicado en Lugar de Pena de Embade (Narón), es la primera residencia para mascotas de la comarca de Ferrolterra y lleva ya dos años funcionando. 
No obstante, esta no era la primera iniciativa empresarial de la naronesa relacionada con los animales. “En 2014 me rondó por la cabeza el qué pasaba con los perros cuando, por algún motivo, sus dueños no podían sacarlos a pasear. Tras analizar la idea y asistir a varios coloquios, decidí darme de alta en el régimen de autónomos y crear “Pasea-m”. El fin era prestar los servicios de paseo, llevar al veterinario o cuidados a domicilio que las mascotas necesitasen y el dueño no pudiese facilitarle en ese momento por diversos motivos”, explica.
A raíz de esa primer negocio, por petición de algunos clientes que le requerían que cuidase de animales enfermos, con problemas físicos o recién operados, Yadira decidió ampliar su formación –pues ya había realizado varios cursos de obediencia, adiestramiento y psicología canina– con el curso de Auxiliar de Veterinaria de la universidad Alfonso X el Sabio de Madrid, realizando prácticas durante unos meses en una clínica. Posteriormente, hizo también cursos específicos de atención de urgencias para poder asistir a los animales de la mejor forma posible hasta la llegada del veterinario.
De esta primera experiencia la naronesa hace un balance extremadamente positivo y, de hecho, aún conserva algunos clientes. “Los que querían paseos o cuidados diariamente no, porque sería imposible compatibilizar ambos negocios”, asegura.
Pronto se dio cuenta de que “Pasea-m” no cubría todas las necesidades de las mascotas y fue entonces –en el 2015– cuando realiza un estudio de mercado para crear la residencia canina. Aunque el Concello de Narón le proporcionó muchas facilidades, conseguir la financiación fue una ardua tarea. “El banco nos ponía muchas dificultades porque no existía ningun negocio similar por la zona con el que contrastar todo”. Pese a todo, Yadira logró cumplir su sueño y, el 15 de julio de 2016, El Bosque abrió sus puertas.

Servicios prestados
En la actualidad la residencia, además de la estancia nocturna para perros, gatos y roedores, ofrece servicios de guardería diurna, recogida a domicilio y, si el cliente lo deseee, los entregan bañados y con las uñas cortadas. Además, están también empezando con el servicio de peluquería.
En general, suelen dejarles más perros, pero el número de gatos y roedores, sobre todo conejos, ha ido incrementando progresivamente. Las tarifas también varían en función del animal con un coste de 15 euros la noche por los canes, 10 euros la noche por los gatos y 10 euros la jaula en el caso de los roedores.
La naronesa cuenta que esperaba encontrarse con un target de personas que viajasen mucho, pero que, curiosamente, entre sus 625 usuarios cuenta con casos muy diversos. “No tenemos un perfil de cliente específico. Hay desde gente joven que nos los deja el fin de semana para salir y no tener que sacarlos, hasta gente mayor que tiene que ir a hacerse pruebas médicas fuera, estar ingresados unos días u operarse. Por semana, tenemos mucha gente que viaja por negocios. La estancia de mes nos la contratan mucho los militares cuando los mandan a campaña fuera. En la actualidad, tenemos algunos por tres meses”, señala.
La naronesa cuenta que la estancia media ronda los 15 días y que son los meses de febrero y noviembre en los que más notan bajón. “Porque son el previo y posterior a las vacaciones de Navidad que es cuando la gente viaja más”, explica. 
La gran cantidad de valoraciones positivas que tienen en Google y Facebook son una prueba fidedigna de que los clientes quedan satisfechos con sus servicios. “Que la gente repita yo creo que también es un muy buen indicador”, añade la fundadora.
Quizás se deba a que el concepto con el que nació El Bosque es el de que el animal se pueda sentir como en su propio hogar. “Huímos de ese concepto antiguo que pueden tener las personas de una residencia de mascotas como caniles de cemento en el exterior. Aquí los animales tienen habitaciones individuales con estufa y ventana, en la que los dueños pueden traerles todo lo que deseen: camas, juguetes, etc. Además, los residentes no se escuchan unos a otros. El objetivo es hacer la estancia del perro lo más cómoda posible”, cuenta.
Otro de los grandes atractivos es el patio exterior de unos 1.200 metros cuadrados, donde sueltan a los residentes cuatro veces al día durante unos 30 o 40 minutos. En este lugar, dos días a la semana, también realizan clases de adiestramiento. “Además, en las horas que no está siendo utilizada, cualquier dueño que no pueda soltar a su perro por algún motivo –agresividad, época de celo– puede vernir y hacerlo. Está totalmente cerrado por lo que no hay ningún riesgo de fuga”, apunta.
Este es el trabajo ideal para Yadira porque es una absoluta amante de los animales. Tiene 6 perros, 5 de ellos adoptados y fue su segunda perra “Nana” –a la que encontró en un contenedor– la que le hizo percatarse de una dura realidad del mundo animal: el abandono.
Desde ese momento se involucró en el mundo de las protectoras, llegando a fundar varias y siendo presidenta de una durante tres años. Actualmente, además de tener una Rehabilitadous, colabora con El hogar de Willbur, cediendo una habitación de la residencia a aquellos perros que se están preparando para viajar a su nuevo hogar en el extranjero.
En relación con esto, dentro de la gran reforma en la que está involucrada la residencia, han planeado desarrollar un aula. “Planeamos realizar actividades con colegios y asociaciones para concienciar sobre la tenencia de animales”, explica Yadira.
La reforma, que esperan terminar en el mes de diciembre, ampliará también la capacidad del hotel y les permitirá crear un área específica para roedores.

Reportaje | Una residencia para mascotas en la que pueden sentirse como en casa