No llegaron setenta minutos

Diario de Ferrol-2013-10-07-021-8f58185e
|

El Racing de Ferrol solo pudo cosechar un punto en su visita al Municipal de Guijuelo en un encuentro que dominó y en el que tuvo el marcador a favor durante casi 70 minutos. Sin embargo, en la última media hora, el equipo de José Manuel Aira se deshizo como un azucarillo en el café y se dejó remontar, fruto del empuje de un Guijuelo que vendió muy cara su piel.
En la primera parte el Racing controló el encuentro de principio a fin. Su orden defensivo y su verticalidad le hicieron muy peligroso. Los de Aira aprovecharon las pérdidas del rival para lanzar el contragolpe y llevar el miedo a las gradas del coliseo charro. Siempre con el protagonismo de Iago Iglesias y del goleador Jorge Rodríguez. En el minuto 25 llegó el primer tanto de los ferrolanos en una gran jugada entre Iago Iglesias y Vela. Este centró para Rodríguez, que regateó a Wilfred y estableció el 0-1 en el marcador. Diez minutos después el mismo jugador rozó el segundo gol en una acción similar tras un fallo defensivo de los locales, pero esta vez el meta le ganó la partida. Todo el bagaje ofensivo del Guijuelo en los primeros 45 minutos fue un disparo de De la Mota que sacó Rubén en línea de gol y un remate de Garban que atajó sin problemas el portero Camacho.
Pero tras el descanso el partido iba a dar un giro radical. El técnico del equipo chacinero, el coruñés Rubén de la Barrera, debió leer la cartilla a los suyos en el vestuario, porque el Guijuelo fue otro equipo en la reanudación. A pesar de su mayor ambición, en una acción ofensiva el Racing consiguió el 0-2 que parecía “matar” el partido. Iago Iglesias recogió un balón suelto en el interior del área y se lo regaló a Jorge para que marcase a placer.
Tras este gol, el Guijuelo pasó a formar con una defensa de tres para jugarse sus últimos cartuchos, ya que parecía la última opción que le quedaba. Y funcionó, ya que consiguió encerrar al Racing en su propio campo y firmar dos goles –en menos de diez minutos– que le sirvieron a la postre para arañar un punto que le sabe a victoria por la forma en que se consiguió. Así, en el 70 llegó la primera diana en un córner botado por Chuchi que remató Carlos Rubén. Comenzó ahí un período auténticamente negro para el Racing, incapaz de cruzar la línea del centro del campo y que terminaría, a falta de diez minutos para el final, con la jugada en la que Pino marcó el segundo gol chacinero tras un gran servicio de Valero desde el costado.
Con el empate, el Guijuelo se vino arriba, pero el equipo ferrolano pudo sacudirse la presión, protagonizando a su vez una serie de oportunidades que podrían haber desequilibrado la balanza. Con el  final llegó el reparto de puntos. n

No llegaron setenta minutos