Militares del Tercio Norte controlan el confinamiento en Ortigueira

Efectivos del Tercio colaboran en Ortigueira para garantizar el confinamiento de la población
|

Reducir la movilidad, los desplazamientos y las salidas del confinamiento decretado por el Gobierno es el objetivo en todos los concellos, pero especialmente en aquellos en los que los casos han registrado un crecimiento exponencial como puede ser el de Ortigueira. En este municipio, el Concello ha solicitado ayuda a la Delegación del Gobierno para controlar que la gente permanezca en sus domicilios y para continuar con las tareas de desinfección. De este modo, dos equipos de la Policía Naval de la Compañía de Infantería del Tercio Norte actuaron ayer en la localidad y continuarán con su labor hasta que sea necesario, para hacer vigilancia y evitar que la población salga de casa. 

“Non se trata de meter medo”, indicó el alcalde, Juan Penabad Muras, “pero si de concienciar”. En este sentido, hay que tener en cuenta que las sanciones impuestas superan ya las 50. El regidor local aseguró que “as autoridades van ser implacables nas medidas de control do confinamento, porque se trata de mirar pola seguridade de todos”.

La situación provocó, además, el cierre el centro de salud de Mera y ayer, para proceder a la desinfección del centro de salud de Ortigueira, se trasladaron provisionalmente las urgencias al de Cariño.

Denuncias en Ferrol
En la cabecera de comarca disminuyeron en los últimos días las sanciones impuestas a los ciudadanos por no cumplir el confinamiento. Así, ha vuelto a repetirse la cifra de cinco denuncias, la misma que el día anterior y mucho menor que los 13 y los 2 de los días 25 y 24, respectivamente. Sin embargo la jornada de ayer se saldó con un detenido. Se trata, como se explicó desde el Concello de Ferrol, de un peatón, que se encontraba en la calle sin justificación alguna y que se resistió a seguir las indicaciones efectuadas por los agentes de la Policía Local.

Además, ya en este caso la Policía Nacional tuvo que intervenir en un establecimiento situado en la Carretera de Castilla, a la altura de Faxardo, al recibir el aviso de que un bar que estaba prestando su servicio a un grupo de clientes, concretamente en una terraza interior del local, oficialmente cerrado.

Se trata del Mesón Rapela y, al parecer, las personas que se encontraban en su interior accedían por una puerta lateral que no es la principal del negocio hostelero.

Será ahora la Delegación de Gobierno la que deba establecer la sanción pertinente al propietario del establecimiento, por infringir la norma del real decreto que obliga al cierre de este tipo de locales durante este estado de alarma por la crisis sanitaria.

Militares del Tercio Norte controlan el confinamiento en Ortigueira