Eyaculación precoz: Como superarla y recuperar la autoestima

depresion
|

La eyaculación precoz sigue siendo un problema para una gran cantidad de parejas. Afecta al hombre, pero en realidad lo padecen las parejas.

Esta disfunción sexual que padecen más del 40% de los hombres en todo el mundo, y de cualquier edad (se han encontrado pacientes de más de 60 años que padecen esta disfunción ) es la causante en muchos de ellos de depresión, frustración, miedo y rechazo.

La eyaculación prematura, antes de ser considerada una disfunción sexual tal y como está reconocida hoy en día, estaba asociada a los síntomas propios de la impotencia sexual.

La mayoría de hombres desean alargar al máximo el tiempo que duran manteniendo relaciones sexuales con su pareja. Lo ideal sería poder mantener un control total de la eyaculación justo cuando se está llegando al punto de no retorno durante el clímax, el problema es que la incapacidad de controlar la ansiedad y la llegada al orgamo durante el acto sexual, desemboca en una eyaculación antes de tiempo.

Esa sería la definición de lo que los sexólogos llaman eyaculación precoz.

La causas de la eyaculación precoz se asocian tanto a problemas orgánicos como a problemas psicológicos.

El hombre, tal y como avanza su experiencia en relaciones sexuales y siente mayor seguridad al realizarlas, aprende a controlar sus eyaculaciones.

Es habitual que en las primeras relaciones sexuales que un hombre mantiene con su pareja las eyaculaciones sean más o menos rápidas.

El miedo a fracasar como amante, la culpabilidad y la ansiedad son las principales causas psicológicas que dificultan la capacidad de control sobre la eyaculación.

Cuando se reiteran los fracasos en las relaciones sexuales, estos sentimientos negativos se ven acrecentados, por lo que cada vez se produce mayor sensación de frustración y ansiedad.

Aparte de las causas psicológicas, puede que se den también ciertas causas orgánicas que influyan en esta disfunción sexual. Enfermedades relacionadas con las tiroides, problemas neurológicos, prostatitis o reacciones a ciertos fármacos afectan negativamente a eyaculación prematura, y por ende, incrementa la intensidad de los factores psicológicos que ya se sufren.

Para intentar superar la eyaculación precoz cuando esta se presenta solo de forma ocasional, lo más importante es la comunicación con la pareja y lograr mantener el control sobre la ansiedad y la culpa.

Consultar con un profesional en caso de que el problema persista es de suma importancia, puesto que esta patología influye negativamente tanto en el hombre como en su pareja.

La consultas médicas relacionadas con la eyaculación precoz y la disfunción eréctil (problemas de erección) son las más habituales  entre los hombres, aunque todavía hay un gran número de ellos, que por vergüenza no acuden a los sexólogos para intentar solucionar estos problemas.

Sin embargo, como apunta Héctor de tecnicasdeseduccion.org, a medida que ha ido evolucionando la sociedad y las relaciones de pareja, el número de hombres que acude a consultas especializadas para intentar solucionar su problemas de eyaculación, cada vez es más elevado, y esto es porque cada vez están más concienciados de que tener una vida sexual plena repercute tanto en su propio placer, en placer de su pareja y por lo tanto, en la calidad de su relación.

Antiguamente preocuparse por el placer que sintiera la mujer no era importante para el hombre. La mujer tenía el papel de sumisa en la relación y el tiempo que tardara en eyacular el esposo no suponía ningún problema.

El papel de la pareja de un hombre que padece este problema es vital para superarlo, puesto que según actúe ante él, puede repercutir positiva o negativamente en el desarrollo de la enfermedad.

Siempre hay que adoptar una postura beneficiosa, comprensiva, e intentar ayudar al compañero para que se sienta mejor consigo mismo y lograr que se relaje cuando se vayan a mantener relaciones sexuales.

Si por el contrario, la actitud que se tome con el hombre cuando tiene un episodio de eyaculación precoz es negativa, no se hace más que perjudicar tanto al hombre, que se sentirá bajo presión, como a la relación de la pareja.

Cabe destacar que aparte del soporte de la pareja y acudir a un especialista en sexología, en la actualidad en el mercado existen también tratamientos naturales destinados a ayudar al hombre con sus problemas de eyaculación.

Estos tratamientos naturales para la eyaculación precoz principalmente se basan en ejercicios de respiración para intentar controlar la eyaculación cuando se va a alcanzar el orgasmo, en ejercicios de masturbación controlada y por supuesto los famosos ‘kegels’, que es la técnica más destacada para el control de la eyaculación prematura.

Eyaculación precoz: Como superarla y recuperar la autoestima