La reurbanización de la calle Alegre sirve de ejemplo de revitalización en el barrio de Canido

El representante del COAG entregó una placa a la edil de Urbanismo | j. meis
|

La revitalización que ha vivido en los últimos años el barrio de Canido tiene mucho que ver con la acción vecinal pero también con el urbanismo de la zona, con actuaciones que han humanizado calles y creado espacios de relación. En esta cuestión es en la que han puesto su mirada desde la delegación ferrolana del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia, que ha centrado los actos del Día Mundial de la Arquitectura en las actuaciones ejecutadas en la calle Alegre y el Cruceiro de Canido.
Un recorrido por el vial, con la representación del COAG y del Concello, a través de su concejala de Urbanismo, María Fernández, sirvió para recordar una actuación que forma parte de un catálogo de buenas prácticas y accesibilidad, ya que Ferrol fue el pasado año seleccionado como ejemplo por la Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo.
La obra efectuada en la calle Alegre y en la plaza del Cruceiro es un ejemplo, como destacaron desde el COAG, de cómo la arquitectura entendió las demandas vecinales, consiguiendo un medio urbano de calidad para los ciudadanos que llevó a la regeneración de espacios públicos. Asimismo, los arquitectos señalaron el barrio de Canido como “exemplo do traballo colaborativo que se debe levar a cabo para revitalizar todos os barrios”.
En esta misma línea, la edil de Urbanismo destacó que la urbanización llevada a cabo en Canido es el resultado de la continuidad en el trabajo entre distintas corporaciones municipales, para poner en valor la recuperación de los espacios de relación para todos. Definió Canido como “un exemplo con propostas dinamizadoras, que aproveita e saca partido aos espazos de relación, un exemplo de colaboración e participación dos veciños.”.
Con la reurbanización de estos espacios en el barrio alto se ha conseguido, para el COAG, cumplir con la función primordial de la arquitectura: “crear espacios para el hombre”.
 El paseo, que permitió recorrer y conocer en profundidad la calle Alegre, concluyó con un acto en la plaza de O Cruceiro, en la que se hizo entrega por parte del Colegio de Arquitectos de una placa conmemorativa al Concello, que recogió en su nombre la responsable de las políticas urbanísticas municipales. l

La reurbanización de la calle Alegre sirve de ejemplo de revitalización en el barrio de Canido