Reganosa suma músculo financiero en su puja por la red de gas griega

La estrategia de expansión internacional de Reganosa la ha llevado a formar parte de proyectos en cuatro continentes
|

Reganosa continúa atrayendo nuevos socios en su puja por hacerse con el 66% del capital del operador del sistema de gas griego (Desfa), una venta que promueve el Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helena (Hradf). Si hace apenas un mes el grupo reforzaba su oferta –presentada inicialmente en solitario– con la incorporación de un socio industrial como Transgaz, el gesto de la red de Rumanía, ahora se uno otro financiero: el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (EBRD). Una entidad que, desde el punto de vista económico y técnico, fortalecerá aún más las opciones de este nuevo consorcio que sigue liderando Reganosa.
El proceso de licitación para la adquisición parcial de DESFA –que el ministerio griego de Energía y Medio Ambiente ha valorado en 400 millones de euros– está reservado para entidades que tengan la calificación europea de gestores de la red de transporte de gas (TSO), una condición que Reganosa alcanzó después de un riguroso proceso. El 22 de septiembre de 2017, la compañía fue seleccionada para formar parte de la lista corta de aspirantes a esta compra. En esa relación figura un segundo competidor, el gran consorcio formado por Snam, Enagás (el otro operador español), Fluxys y Nederlandse Gasunie.
Tras haber alcanzado la final, ambos consorcios tienen acceso a toda la información confidencial del operador griego, lo cual les permitirá estudiar de forma más pormenorizada la oferta que presentarán a Desfa, la cual gestiona una red de gasoductos de 1.459 kilómetros, así como una terminal de gas natural licuado situada en Revithoussa, una isla al oeste de Atenas. Hoy es, precisamente, el último día que han tenido ambos consorcios para presentar sus ofertas a la empresa pública de distribución de gas natural en Grecia, que emitirá su resolución en los próximos meses.

Estrategia global
Este concurso se presenta como una nueva oportunidad para la estrategia de desarrollo global que la compañía lleva implementando en los últimos años, con una participación creciente en el mercado internacional. De hecho, ya tiene presencia en cuatro de los cinco continentes, proporcionando servicios de consultoría e ingeniería y operando infraestructuras, entre las que destaca la planta de regasificación en Malta, cuya gestión le fue adjudicada en 2016.
Precisamente, para afrontar este reto y consolidar su modelo de expansión internacional, la compañía se ha reorganizado recientemente, conformando un nuevo grupo (Reganosa Holdco) que ahora controla todas sus sociedades: Regasificadora del Noroeste, Reganosa Servicios y Reganosa Asset Investments.

Reganosa suma músculo financiero en su puja por la red de gas griega