Descartan que el asesino de Orlando recibiera órdenes desde el extranjero

El Ideal Gallego-2016-06-14-031-4b97f2eb
|

El presidente de EEUU, Barack Obama aclaró ayer que por el momento no hay pruebas que apunten a que Omar Mateen recibiera órdenes para actuar desde el extranjero.

“En esta fase, no vemos pruebas claras de que estuviera dirigido de forma externa”, declaró Obama desde el Despacho Oval, y tampoco hay “pruebas directas de que formara parte de un complot más amplio”.

“Parece que en el último momento anunció lealtad al Estado Islámico, pero no hay pruebas hasta ahora de que estuviera dirigido por el Estado Islámico”, puntualizó. 

El FBI y la Casa Blanca sostienen que Mateen actuó “inspirado por información extremista diseminada en internet” y que se está investigando dicha información “para poder tener una mejor idea del camino que recorrió el asesino para decidir lanzar este ataque”. 

En todo caso, el presidente de los Estados Unidos subrayó que todavía se está “en la fase inicial de la investigación y queda aún mucho por saber”. “Lo que sí podemos decir es que esto está siendo tratado como una investigación terrorista”.

Así pues, se trataría de un ejemplo de extremismo surgido dentro del país y defendió la necesidad de responder al reto de las “perversiones del Islam” que buscan llegar a “las mentes de personas perturbadas o débiles”, por lo que destacó la necesidad de contrarrestar esta ideología extremista

balance

Según un nuevo balance el autor del ataque en una discoteca de Orlando (Florida), Omar Mateen mató a 49 personas antes de ser abatido por las fuerzas de seguridad, y cifra en más de medio centenar el número de heridos.

El Gobierno, la Policía, el FBI y la Fiscalía expusieron ayer ante los medios de comunicación algunos de los detalles del tiroteo, registrado en la madrugada del sábado al domingo en la discoteca Pulse, de ambiente gay. Mateen portaba un fusil de asalto y una pistola, mientras que una tercera arma fue localizada en su coche.

El jefe de la Policía de Orlando, John Mina, explicó que el atacante se encerró en un baño con rehenes después del tiroteo inicial y también que llegó a hablar con negociadores. Lo hizo, según el relato policial, de forma “fría y calmada”.

“En realidad no estaba pidiendo mucho” y las autoridades habían comenzado a cumplir con “la mayoría” de estas solicitudes, añadió Mina, sin entrar en más detalles. 

Según explicó, durante las conversaciones se habló de “bombas y explosivos” y también se mencionó al grupo terrorista Estado Islámico, que asumió como propio el atentado.

Las fuerzas especiales intervinieron cuando la información recabada de los rehenes y del propio atacante hicieron temer a las autoridades una nueva acción “inminente”, según informó la cadena NBC News.

Descartan que el asesino de Orlando recibiera órdenes desde el extranjero