La patronal del acero critica duramente la reforma eléctrica que plantea el Gobierno

|

Apenas seis meses después de la entrada en vigor de la modificación de la interrumpibilidad que tan gravemente ha afectado a Megasa, el Gobierno ultima otra reforma eléctrica que volverá a tocar dicho concepto. La propuesta, que todavía tiene que ser evaluada por la Comisión Nacional de la Energía, ha recibido ya duras críticas de Unesid (Unión de Empresas Siderúrgicas). La patronal del acero señala en un reciente comunicado que la propuesta “supone un duro golpe a la competitividad de la industria siderúrgica española” en el mercado internacional y apunta concretamente a la nueva regulación del servicio de interrumpibilidad, que tal como se plantea representa, dice, “un recorte drástico” de las compensaciones que las industrias recibían por dicho concepto. “Unesid no pide subvenciones sino precios de la energía competitivos en relación con otros países europeos”, señala la organización empresarial.
La reforma eléctrica también ha movilizado ya a los sindicatos cántabros, que recientemente ofrecían una rueda de prensa para alertar sobre el peligro que esta supone para cinco empresas de aquella autonomía de las que dependen 8.000 empleos.
La interrumpibilidad se aplica desde los 80 y sirve para compensar los altos precios de la energía a industrias con un consumo intensivo, que a cambio lo modulan o incluso lo detienen por necesidades del sistema. Unas 150 empresas en España se benefician de este servicio, que hasta hace poco las retribuía con 20 euros por megawatio consumido. Los problemas para Megasa surgieron a comienzos de año, cuando el Gobierno estableció otro tramo de tarifa para aquellas empresas con un consumo superior a los 100 Mw. El cambio se diseñó para evitar la deslocalización de Alcoa, pero la catalana Celsa, fabricante de barras de acero similares a las que produce Megasa, supo aprovecharlo y está desbancando del mercado a la gallega. n M.M.

La patronal del acero critica duramente la reforma eléctrica que plantea el Gobierno