El líder de los Morachos declara hoy ante el juez tras entregarse a la Policía

|

Agentes de la Policía Nacional de Ferrol detuvieron ayer, a media mañana, a un vecino de Narón en relación con la reyerta multitudinaria en un restaurante de Serantes – con más de 200 personas, la mayoría de etnia gitana– que en la madrugada del sábado se saldó con la muerte de Jesús Rivero Conchado “el Algarrobo”, de 39 años, por una puñalada en el pecho.
El detenido es un septuagenario, conocido con el alias de “Moracho”, patriarca del campamento del mismo nombre, situado en las proximidades del polígono industrial de Río do Pozo. El hombre comunicó a los funcionarios públicos ayer por la mañana, vía telefónica, su intención de entregarse y los agentes acudieron a su detención.
El presunto autor del crimen, que permaneció durante todo el día de ayer en la comisaría ferrolana prestando declaración, está citado a declarar ante el juez hoy por la mañana. El patriarca, uno de los más respetados de la ciudad, le constan varias detenciones anteriores por tráfico de drogas. De hecho, el poblado que lidera ha sido en los últimos tiempos lugar habitual de redadas policiales contra el tráfico ilegal de sustancias estupefacientes.  

venganza
La detención del presunto autor del crimen podría servir para atenuar uno de los mayores temores de las fuerzas de seguridad de Ferrol, el ánimo de venganza de los Rivero Conchado .
La propia Policía reconoció que desde el incidente se había detectado cierto nerviosismo entre los clanes y más movimiento del habitual en los asentamientos donde residen estas familias. Incluso, el regidor ferrolano, Jorge Suárez pidió “calma” a los allegados de la víctima para que no se tomasen la justicia por su mano. Además, durante el entierro de Jesús Riveiro, el lunes en el cementerio de Feáns, algunos asistentes pidieron venganza por su muerte.
El organizador del evento en el que se produjo la reyerta, Ricardo Conchado, alias “Chiquetete”, también acudió a la comisaría anteayer para aportar a la investigación su versión de los hechos, en la que relató que no pudo presenciar la agresión debido al tumulto que se originó por la pelea.

El líder de los Morachos declara hoy ante el juez tras entregarse a la Policía