Las ediles socialistas de Fene amparan la moción en un expediente del PSdeG

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
|

La portavoz municipal del PSOE de Fene, Mar Piñeiro y la concejala, Ana Basoa, ambas firmantes de la moción de censura a Gumersindo Galego que se debatirá el viernes en pleno –12.00 horas–, ofrecieron ayer una rueda de prensa en la que excusaron la presencia su compañera, Marta Pereiro, “por motivos laborales”, para explicar su postura ante la polémica desatada tras la firma del documento dentro de las filas de su propio partido.  

Las concejalas ampararon su actuación, que no contó con el beneplácito de la ejecutiva local ni provincial por no haberla sometido a consideración previa de la militancia, en un expediente informativo abierto por la Secretaría de Organización del PSdeG-PSOE y remitido el pasado 22 de junio –siete días después del pleno de investidura– tras lo ocurrido en este, en el que el PP se hizo con la Alcaldía por no haber dado los ediles socialistas su respaldo a Juventino Trigo (BNG). En el documento, del que como aseguró Piñeiro, tuvieron constancia hace poco, se les recuerda la directriz de que “nos concellos onde non hai maiorías absolutas, os socialistas contribuiremos a que accedan ás alcaldías as forzas progresistas e de esquerdas fronte ás opcións conservadoras e de dereitas”. 

Una directriz contravenída por los concejales del PSOE de Fene en el pleno de investidura y que, como les recuerda la ejecutiva nacional en el expediente “podería supoñer unha falta grave, tal e como establece o artigo 91 dos Estatutos Galegos por ter actuado en contra de acordos expresamente adoptados por los órganos de dirección do partido”.

El documento también recoge que, según establece el artículo 71 de los estatutos del PSOE, “son competencias do comité nacional galego determinar a política de alianzas do partido e dirimir as discrepancias entre as agrupacións nesta materia” y otorga al grupo municipal “capacidade para tomar decisións e levalas a cabo no seu ámbito de actuación, sempre dacordo cos acordos emanados dos órganos do partido competencias en cada caso”. 

A pesar de este argumentario, Piñeiro asegura que “a agrupación non toma medidas, e se ela non as toma tomaríanas os órganos dirixentes da provincia ou galegos”, lo que motiva el paso a la acción de la mayoría del grupo municipal –Antón Noceda no firma la moción de censura porque asegura desconocerla, aunque su postura estaría más en la línea de la ejecutiva local–. 

El expediente informativo dado a conocer ayer tira por la borda el argumento esgrimido en las últimas semanas por la Ejecutiva local del partido, que calificaba la actuación de las tres concejalas como un problema disciplinario. Incluso advirtió a las firmantes de su posible expulsión del partido si no cejaban en su respaldo a la moción de censura, ya que la “que firmaron sin autorización de la comisión ejecutiva ni de la asamblea local”. 

Piñeiro también avanzó ayer que el 16 de enero le remitió una carta al secretario de la agrupación local, José Carlos Romero, en la que le solicitaba la convocatoria de una asamblea extraordinaria para poder exponerle la situación del Concello de Fene a los afiliados y debatir con ellos los elementos que rodearon la moción de reprobación presentada a Galego en el pleno de diciembre. 

Una solicitud que nunca obtuvo respuesta, como aseguró ayer. “Só tras a presentación da moción de censura se produce esta convocatoria en data e hora imposibles” para que ellas pudieran acudir por motivos laborales, señaló.

Las ediles socialistas de Fene amparan la moción en un expediente del PSdeG