El Intasa San Sadurniño cayó víctima de sus errores

Voleibol - Intasa Aldebaran - Mediterraneo
|

 El Intasa San Sadurniño encajó ante el Mediterráneo de Castellón una dolorosa derrota por tres sets a cero en un duelo en el que los locales hicieron méritos suficientes para que el marcador hubiese sido muy distinto pero, al final, sucumbieron víctimas de sus propios errores. El conjunto que dirige Eloy Mahía mostró una cara bien distinta a la del primer compromiso de liga ante el Llars Mundet, resultando mucho más competitivo. Sin embargo, en los momentos claves, no contó con los argumentos ofensivos suficientes para rematar los sets y llevarse el triunfo.
Y es que los de Ferrolterra, a pesar de sus reiterados fallos en el saque, desarrollaron un juego más que óptimo en los compases iniciales de todos los parciales, llegando incluso a comandar el marcador. En el primero, y después de un gran arranque, se quedaron sin ideas cuando les faltaba muy poco para sumar el primer tanto a su casillero. El Mediterráneo, más curtido en estas lides, logró darle la vuelta en el último suspiro y anotarse el primer set por 23-25.
En el segundo, la historia se repitió. El Intasa San Sadurniño llegó a mandar en el marcador con una ventaja de 19-5. Pero, entonces, volvió a titubear. Solo Uxío y Gabi del Carmen parecían tener las ideas claras y tan pronto sus oponentes se dieron cuenta los ataron en corto y se acabó la renta anotadora de la escuadra anfitriona, que volvió a perder por escaso margen (24-26).
El tercer parcial resultó un calco de los anteriores, más cuando el Intasa perdió, precisamente, a Uxío como consecuencia de un problema muscular en el cuello. Con todo, estuvo a punto de forzar el cuarto set. Sus opciones, sin embargo, volvieron a esfumarse como consecuencia de sus propios errores, que lo llevaron a caer 23-25 y, con ello, decir adiós al partido.
Los de San Sadurniño mejoraron, pero todavía tienen mucho que crecer a nivel individual y colectivo para resultar más competitivos en los momentos determinantes. 

El Intasa San Sadurniño cayó víctima de sus errores