El fiscal denuncia coacciones de las defensas de los Urdangarín y Torres

Spain's Princess Cristina arrives at court with her husband Inaki Urdangarin to attend trial in Palma de Mallorca, Spain, February 26, 2016. REUTERS/Enrique Calvo
|

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach denunció ayer, en el juicio del caso “Nóos”, las “coacciones” que están ejerciendo las defensas de la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y el exsocio de este, Diego Torres, con el objetivo de que el exasesor fiscal del Instituto Nóos Miguel Tejeiro no pueda declarar sobre las cuestiones más delicadas –y que podrían ser clave– que afectan a sus clientes por haber sido éstos asesorados en su día por Tejeiro.

El exasesor fiscal del Instituto Nóos declaró el jueves durante cuatro horas y hoy debía seguir haciéndolo. Pero el hecho de que el jueves dudara sobre qué aspectos responder y se negara así a dar información sobre determinadas circunstancias –entre ellas, si Urdangarin y Torres desviaron al extranjero los fondos que obtuvieron de forma presuntamente irregular de las Administraciones públicas–, llevó al fiscal a recriminar que la declaración “está siendo totalmente coaccionada en base a un puro fraude procesal”.

abuso procesal

De hecho, incidió en que lo planteado por las defensas “es un abuso procesal”, después de que tanto Urdangarin como Torres, en la declaración que prestaron como acusados, descargaran “toda la responsabilidad sobre el testigo”. “Es una contradicción usar la vía del secreto profesional”, espetó.

El tribunal encargado de juzgar el caso “Nóos” suspendió finalmente la declaración del exasesor fiscal del Instituto Nóos, que se reanudará el martes, así como las del notario que intervino en la constitución de la empresa Aizoon –propiedad de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin– Carlos Masia y del supuesto testaferro del exduque Mario Sorribas.

Así lo decidieron las magistradas tras reiterar que Tejeiro no podrá aportar datos privados cuya revelacion “atente contra honor y la intimidad personal o familiar” de Urdangarin y de su exsocio Diego Torres, o datos confidenciales de los mismos, a quienes en su día asesoró. Sí podrá declarar sobre informaciones de contenido patrimonial, tal y como le comunicaron.

También quedaron suspendidas el resto de declaraciones que había previstas, entre ellas, la del exjefe de la Casa Real Alberto Aza, ante el retraso que acumula la vista oral, y se ttrasladaron al miércoles, excepto la del exvicepresidente primero del Gobierno Rodrigo Rato, para quien aún no hay nueva fecha.

la voz cantante

Sí declaró ayer una exempleada del Instituto Nóos, que manifestó que, durante el tiempo en que estuvo trabajando en la entidad, era Diego Torres quien llevaba “la voz cantante”, si bien recordó que “yo era joven y la labor que hacía, a nivel de becaria, no era de tanta relevancia como para plantearme lo que sucedía. Todo lo que había alrededor se me escapaba”.

Así lo puso de manifiesto la testigo, Merce García, durante su declaración, en el que a preguntas de la fiscal anticorrupción Ana Lamas recordó que su trabajo consistía en rellenar bases de datos de los participantes en los distintos congresos organizados por el Instituto en Palma y Valencia, a cuya preparación también ayudaba.

La testigo, quien fue interrogada por videoconferencia desde Estados Unidos, recuerda haber tratado con Torres e Iñaki Urdangarin, además de otros empleados como Maite Zazo, que era quien le hacía los encargos, Ana María Tejeiro –mujer de Torres–, Mario Sorribas y Marco Antonio Tejeiro –excontable–-, que son las personas con las que tenía “más contacto”.

El fiscal denuncia coacciones de las defensas de los Urdangarín y Torres