sólo

Trumpismo madrileño

Pide a los franceses que vengan a Madrid dejando caer que los bares cierran mucho más tarde, pero la culpa del turismo de borrachera es del ministro del interior “porque no pone controles”, y así todo, porque sabe que su parroquia electoral (hablamos de Madrid) no sólo premia la chulería, sino cualquier imagen que le sea emocionalmente atractiva, desde apadrinar a un millonario hasta despreciar a quienes buscan comida en una fila.