Johnson

El Reino Unido mantiene la desescalada y reabrirá de nuevo los comercios

Podemos ver las olas que están afectando en otros países (...) aún no sabemos cuán fuerte será la protección de las vacunas cuando los casos empiecen a subir, que me temo que así será, y es por ello que estamos pidiendo (a la gente) que acepte la vacuna cuando le llegue el turno".Pasaportes de vacunaciónJohnson descartó "por completo" que se pida a la gente un "pasaporte" de vacunación para ir al "pub" o a la peluquería cuando estos comercios reabran el 12 de abril, como habían conjeturado algunos medios británicos en las últimas semanas.En ese sentido, Johnson admitió que aún no se sabe el nivel de protección de las vacunas y que "espera" poder reanudar los vuelos en la fecha prevista, pero reconoció que hay que ser "realista" dada la difícil situación en otros países por el alza de los contagios.Actualmente es ilegal en el Reino Unido marcharse de vacaciones, como manera de controlar la propagación del coronavirus.El primer ministro no ha informado sobre el sistema que se utilizará para autorizar estos viajes al extranjero.No obstante, los medios han adelantado que los vuelos estarán sujetos a un sistema de "semáforos", por el que cada país estará catalogado en rojo, amarillo o verde, en virtud del riesgo de contagios y el estado de las vacunaciones en esos destinos.Las personas que viajen a países en "verde" no tendrán que hacer cuarentena a su regreso al Reino Unido, pero sí en el caso de un territorio en "amarillo", mientras que aquellos que hayan estado en un destino en "rojo" deberán cumplir un periodo de aislamiento de diez días en hoteles designados por el Gobierno.En tanto, el asesor médico del Gobierno, Chris Whitty, dijo en la rueda de prensa que las vacunas que se están suministrando (Pfizer y AstraZeneca) son "altamente efectivas" y reiteró que es "esencial" que la gente reciba la segunda dosis de refuerzo.

Los sanitarios españoles en el Reino Unido, agotados por la pandemia y enfadados con Johnson

No podemos más", asegura esta riojana al límite de sus fuerzas, "física y psicológicamente agotada".El Gobierno no convenceLa secretaria de Estado de Sanidad, Nadine Dorries, aseguró a la BBC que el Ejecutivo "aprecia realmente" la labor de este personal, pero que la subida propuesta es "desafortunadamente" todo lo que se pueden permitir.Son argumentos que no convencen a los sindicatos del gremio, ni tampoco a la oposición laborista, que exige compensaciones al NHS por su maratoniana labor salvando vidas.La responsable sanitaria del grupo sindical Unison, Sara Gorton, sostiene que los trabajadores del sector pensaron que el Ejecutivo les mostraría "respeto y gratitud" y, en lugar de ello, "han recibido una oferta desdeñosa y una palmadita en la espalda".El Colegio de Enfermería calcula que el aumento sugerido equivaldría a 3,5 libras (4 euros) adicionales de media por semana para un enfermero veterano, cuando el alcance del incremento debería llegar en su opinión al 12,5 %, una manera de compensar la falta de revisiones en los últimos años.Alerta de que si el Ejecutivo no se pone las pilas, además, podría toparse con un éxodo de sanitarios e intensificarse, por tanto, la falta de personal que ya sufre el sistema sanitario nacional.