miércoles 20.11.2019

RÉGIMEN ASAMBLEARIO EFICAZ

No lo podía creer hasta que vi y oí por mí misma las expresiones

No lo podía creer hasta que vi y oí por mí misma las expresiones favorables de Pablo Iglesias hacia el chavismo venezolano, etc. (aunque más perpleja quedé oyendo el mismo tenor, defendiendo esa democracia como la más chachi del mundo, a la exministra Mª Antonia Trujillo), pero también le oí decir y aún con más rotundidad en la reunión que mantuvo Podemos en el centro cultural Carballo Calero, que necesitan de las aportaciones de todo el que tenga algo que decir, que este proyecto será lo que la gente quiera que sea porque sin sus aportaciones, este proyecto sencillamente no será y que si alguien disponía de tiempo y quería subir a la tribuna e involucrarse en la organización, quien hablaba le cedía la silla y la responsabilidad con mucho gusto; no esperaban el millón y medio de votos y reconocían que les quedaba la chaqueta grande.
Hay que resaltar que si algo caracteriza a Podemos es que se postula como un partido que quiere defender  los derechos de la ciudadanía por encima de los intereses del poder económico y por eso quiere escuchar a los ciudadanos a la hora de configurar el programa electoral pero ¿cómo encauzar esta participación ciudadana? El régimen asambleario ¿funciona en esos parámetros o se vuelven jaulas de grillos, inoperantes? Para asuntos locales puede resultar manejable pero para una participación multitudinaria, más bien no; resulta una dinámica exhausta que acaba diluyendo los esfuerzos; algo parecido a lo que debió pasar con el 15-M, “que no logró cambiar ni una coma de una orden ministerial y eso desalienta a todo el mundo”, señala un alto funcionario de la Administración del Estado, hoy Técnico de la Administración en el área de I+D, Gregorio Planchuelo, promotor de la plataforma hay salida.org y al que ya me referí a propósito de la Iniciativa Legislativa Popular y sobre quien vuelvo hoy porque comparto su opinión acerca de que “Podemos seguirá ganando fuerza si emplea medios del siglo XXI para que la ciudadanía defienda directamente sus derechos, puesto que no sirve ya el modelo de representación por delegados de los partidos clásicos”.
Hace tiempo que el alcalde del municipio granadino de Jun tiene a todo el pueblo informatizado, realizando todas las gestiones a través de la red; hoy me entero de que en Estonia votan a través de internet y en tiempo real desde 2005. En esa línea, Planchuelo invita a “no desaprovechar la oportunidad que brinda esta formación, que quizá no vuelva a repetirse” y para posibilitar eficaz y eficientemente esa ingente participación ciudadana, tras describir el método tradicional de los partidos (debate en asambleas locales, resoluciones que serán o no aprobadas en congreso en función del mayor peso de los delegados y de las alianzas alcanzadas durante el cónclave, como sucede ahora en el PP-PSOE, que unos pocos deciden sobre propuestas que ya surgen teledirigidas) se centra en explicar la posibilidad de abrir la formulación del programa electoral a todos los interesados, tal como se incidía en el Calero una y otra vez, porque “a todos esos interesados hay que facilitar su participación en las decisiones de un partido al que han lanzado al éxito” y que son un milloncito más que los que acuden a las asambleas.
Pues bien, sostiene Gregorio que con la tecnología existente es perfectamente posible que todos los simpatizantes de Podemos puedan participar activa, directa e individualmente en la elaboración del programa, “haciendo propuestas, debatiéndolas y votándolas” con sólo disponer de internet, una web y una aplicación informática con tres características: 1) permitir seguir el debate con un simple golpe de vista, excluyendo listados desordenados con propuestas y textos interminables, 2) evitar propuestas redundantes y 3) garantizar que el voto no es manipulado. La fórmula, ultraintuitiva, de cómo debería de funcionar la web, cómo evitar las propuestas repetitivas, cómo comprobar que el voto emitido no ha sido manipulado, la necesidad de custodia del código fuente ante notario y una certificación de la aplicación que acredite que la misma no añade votos no emitidos completa el detalladísimo proyecto de este navarro para hacer operativa  la prometida democracia directa, dotando de eficacia al movimiento asambleario gracias a las mejores técnicas disponibles. Así de fácil.

RÉGIMEN ASAMBLEARIO EFICAZ
Comentarios