sábado 21.09.2019

RÉQUIEM POR GRANADOS

Era el 24 de marzo de 1916. Enrique Granados, el compositor español

Era el 24 de marzo de 1916. Enrique Granados, el compositor español en cuyo estilo encontramos gracia, melancolía, ensueño y un fondo de romanticismo marcado por la nitidez y claridad del Mediterráneo, obtenía su mayor logro artístico internacional: El estreno de sus Goyescas en el “Met”, la primera ópera en español en el principal teatro de Norteamérica. Tras el éxito –a pesar de que su obra teatral para muchos presenta una desproporción entre lo que se ambiciona y los medios puestos a su servicio–, el compositor embarca a bordo del trasbordador Sussex, que es torpedeado por un submarino de guerra alemán al ser confundido con un minador. Algún testimonio apunta que él y su esposa, Amparo, consiguieron encontrarse en el agua, viéndoles perderse abrazados entre las olas. Un final tan romántico como las obras de su piano, con las que acierta plenamente y obtiene un éxito extraordinario, siguiendo las consecuencias de Chopin, Schuman o Grieg a lo que se une el impulso nacionalista musical de finales del XIX. Ahí están sus Goyescas (1909) cúspide de su creación pianística, que nos transportan del virtuosismo de El Pelele o del Fandango del Candil a la ternura de los Requiebros; sus famosas Danzas Españolas, cuyos temas son tratados con desbordante belleza; las Canciones Amatorias, un recorrido por las variantes del amor: doloroso, exultante, seductor… sus Tonadillas (1913), con un casticismo quebrado en romántica ternura. Obras que “en la música expresan el alma de una nación” y que son una gran “fuga” en la que suenan de modo alterno las raíces de nuestra diversa y rica tradición. Acaba de cumplirse pues un siglo de la muerte de Enrique Granados. En conmemoración a este centenario su música centró la atención del programa interpretado por el catalán José Menor en el Carnegie Hall. La ciudad de los rascacielos no lo olvida, como tampoco deberíamos olvidarle desde Galicia, en donde también encontró motivos para su inspiración creativa. Desde “el corazón del mar, emergen estrellas luminosas como sus notas musicales”.
 

RÉQUIEM POR GRANADOS
Comentarios