martes 17.09.2019

Hoy también es 23-F

Y todavía no sabemos la historia real, hace cerca de cuarenta años, de aquel golpe de Estado. De la trama civil, del papel de muchos uniformados y de no pocos políticos, pero –gracias al periodista Ernesto Ekaizer– conocemos la historia real, día a día, de la actitud del Gobierno Rajoy ante el 1-0 en Cataluña.

Según documentos oficiales que reproduce “El País”, ni el Gobierno, ni el Consejo de Seguridad Nacional trataron la posibilidad de aplicar la ley que permite declarar el estado de sitio. En las actas del Consejo de Ministros no se discutió ni la Ley de Estados de Alarma ni se celebró una reunión presidida por la vice-presidenta Soraya Saez de Santamaria, que si hizo un informe sobre ciberseguridad ¿?  

Estamos impacientes por conocer qué responde ante los jueces el señor Rajoy en su comparecencia, pero no podemos dejar pasar el silencio  de quien era un importante colaborador del presidente y del partido y que hoy sustituye a Rajoy al frente del PP, encabezando una caza de brujas y, a la vez, escondiendo las miserias de los suyos, que ni siquiera propusieron al Congreso la declaración de emergencia, de estado de sitio, y tampoco aparece la discusión del asunto en las reuniones del Consejo de Ministros. 

También nos enteramos de las maniobras dilatorias del Partido Popular para entorpecer la causa de los discos duros que va a sufrir ¡otro! aplazamiento, aunque ya tenían hecho un trabajo de persuasión ante la Fiscalía, pues esta pide “la absolución de los imputados al considerar que no está acreditado que el borrado (a martillazos) haya causado daño grave a la investigación judicial sobre la caja B del PP.

Esto “cheira que fede”: En el juicio de “los espías de Madrid”, una lucha interna entre facciones del PP, un excomisario de policía acusó al tristemente famoso fiscal Moix de impedir que se investigase al PP.

Y con todo lo que está cayendo el Partido Popular se postula como campeón de la regeneración y  defensor de la España imperial, mientras anuncia que si llega al poder bajará el IRPF a los contribuyentes del tramo superior del impuesto; bajará el tipo impositivo a las sociedades, suprimirá los impuestos a donaciones y patrimonio. 

Beneficiará a los que más tienen, pero no explica cómo compensará la pérdida de esa recaudación. Como ya conocemos su receta: reducirán el gasto social recortando los servicios públicos. Ese sí que es un golpe a los ciudadanos.

Hoy también es 23-F
Comentarios