sábado 28/11/20

Fondos de sabandijas

e 2013 a 2015, el gobierno de Mariano Rajoy gastó 500 000 euros de los fondos reservados, en espiar a Bárcenas, secuestrar a su esposa e hijo con un falso cura, sobornar a su chofer, y usar policías a través del Ministerio de Interior, en manos de Fernández Díaz  (el condecora vírgenes), con su número dos, Francisco Martínez (alias el “bocanegra”), secretario de Estado para la Seguridad, como artífice sucio para destruir pruebas de la existencia de la “caja B” del Partido Popular, ya reconocida judicialmente y con el PP condenado por ello. Vale. 
Hasta aquí, un comportamiento intachable y ejemplar del Partido Popular y gobierno de Rajoy, considerándolo como una asociación criminal para delinquir. 
Siendo clarito, como una mafia que usaba de su poder político, para destruir pruebas de la podredumbre de su corrupción, sus robos, extorsiones a terceros, cobro de comisiones fraudulentas a empresarios, falsedades documentales a Hacienda, pagos a delincuentes como Villarejo, financiación irregular y delictiva de elecciones (necesito coger aire), sobresueldos ilegales a políticos piojosos con alias y abreviaturas reconocibles, usar ilegalmente a compinches policías, que deberían denunciar y no tapar los delitos del PP y sus dirigentes, y dar por culo a la democracia del 78, que ya es decir. 
Sólo les faltó comprar jueces (¿…?), y matar. Por lo que se ve que el Parido Popular no es perfecto en lo suyo, y se queda como una mafia de segunda división con capacidad de promoción a ascender. A poco que se esfuerce podrá conseguirlo.

Comentarios