jueves 02.07.2020

El plan 0,9 por ciento

l virus de la gripe sobrevive un día en los picaportes de las puertas; hasta dos días en superficies metálicas o plásticas, y diecisiete días en los billetes de banco. ¡Siempre el puto dinero, coño! 
Contagiarse es más fácil de lo que parece, y eso sin que te tosan en la cara. En la temporada de gripe 2018/2019 se infectaron 800.000 personas, hospitalizaron a más de 52.000, y cascaron más de 6.000, aunque se sospecha que estas cifras se superaron. 
El 70% (4.200), de los que plantaron el equipo fueron mayores de 65 años; pensionistas de pro, por tanto. No se conocen datos (¿quizá los ocultan?), de la supervivencia del COVID–19 respecto al de la gripe, pero sí se parecen ¡Prepararsus, nenos! ¡“Penitenciagite pecatori e vecchi, moriamo tutti”! Traducción: ¡Los viejos vamos a caer como moscas, carajo! 
La morbilidad causada por el  coronavirus ronda el 0,9%, que es, exactamente, lo que el gobierno subió las pensiones de jubilación. ¿Casualidad, o puta coincidencia? ¡Ja, ni de coña! 
Todo es un plan premeditado para solucionar el déficit de la Seguridad Social, y rellenar la jodida caja de las pensiones que Rajoy dejó en pelotas. 
Un plan gubernamental maquiavélico, calculador y frío, de  anticipada eutanasia obligatoria, sin posibilidad de vacuna ni hostias, para que los viejos plantemos la maleta, y mejorar las cifras económicas del techo de gasto, sustentado en el ¡al suelo que casco! ¡Benditos sean ellos, y la madre que los parió!

Comentarios