Lunes 19.11.2018

Un ambulatorio y una marea

j.m. fernández caamaño

La nota predominante la puso el Parlamento gallego al tratar el tema del ambulatorio de Santa Lucía, acusando a la Marea de falta de responsabilidad en el bloqueo que sufre la ciudad con su negativa a realizar cualquier obra pública de interés. Abrirr un centro de salud en Santa Lucía es necesario para la población de tan populoso barrio; las críticas a esta situación alcanzan también al grupo municipal socialista por el apoyo que presta a la Marea y su temor a una ruptura en la que no ve una alternativa, ya que el PSOE tampoco lo es y con tal de que no gobiernen los populares lo mismo le da apoyar a regañadientes a la Marea.
Asimismo, la responsabilidad del Gobierno municipal con el apoyo socialista, sus consecuencias se verán en la próxima cita electoral. Los ciudadanos no están conformes con la labor de apoyo que desarrollan los socialistas en perjuicio de los intereses de los ciudadanos, que a la postre son los que ponen y sacan a sus ediles de los puestos que ocupan y los cambian por otros más comprometidos con su deber, cosa que ahora no sucede.
Esta falta de sensibilidad política hacia la ciudadanía para realizar las actuaciones perentorias y necesarias como es el centro de salud en debidas condiciones y adaptado al barrio. La falta de entendimiento sigue provocando enfrentamientos, cuando lo natural es afrontar el proyecto sin demora en beneficio de sus usuarios. Si los políticos no son capaces de dar una solución a los problemas de sus votantes, sin lugar a dudas en la siguiente cita electoral habrá limpieza y no será porque hayan hecho algo, sino precisamente porque no han hecho absolutamente nada.
El ambulatorio de Santa Lucía, tendrá que esperar a la próxima legislatura, esta se está agotando y no se ven síntomas de hacer algo por aprobar un proyecto tal y como desean los vecinos, no como propone la Alcaldía. La situación parece incómoda y se está llegando a un punto de no retorno entre los políticos locales y los ciudadanos y aquellos no son capaces de reaccionar para dar el ambulatorio al barrio ¿Qué es lo que no entiende en este asunto la Marea? Si el ciudadano lo desea, el Ayuntamiento tiene la obligación de dar ese servicio, para eso se le votó.
Dicho ambulatorio tiene y debe seguir en el propio barrio es su patrimonio. Su traslado a otro punto no es posible; los servicios tienen que estar a mano de los ciudadanos y no al revés. La plaza de Santa Lucía puede albergar tanto el mercado como el ambulatorio, es cuestión de no empecinarse en querer hacer lo que el pueblo no quiere y dar cumplida cuenta de lo que este desea y aspira a que se haga. Es una deuda contraída por el municipio.
Si 5.000 metro cuadrados no son suficientes para ambos, qué pasará con 650 metros cuadrados de la diminuta parcela de A Falperra. Ver para creer lo absurdo.

Un ambulatorio y una marea
Comentarios