miércoles 12/8/20

Sánchez derrapa en Europa

la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, no será presidenta del Eurogrupo. No es demasiado sorprendente. Ni Pedro Sánchez ni ella misma han trabajado con esmero y destreza su candidatura. 
El problema es que no pierde Calviño o Sánchez, pierde España. Dicen muchos que gana Iglesias. Eso se verá. Lo que es un hecho es que la posición de nuestro país se ha debilitado y tocará apechugar con lo que la mayoría decida sobre el millonario Fondo de Reconstrucción.
Desde el jueves, las huestes afines al Gobierno se empeñan en destacar que a Calviño la apoyaba el 80% del Producto Interior Bruto europeo y que, al parecer, eso es una anomalía. Lo que es una anomalía es desconocer cuál es el sistema de votación en el Consejo Europeo y en las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno, donde vale lo mismo el voto de Alemania que el de Malta. 
Es de primero de democracia. Como también lo es la forma en que se apruebe el reparto del Fondo de Reconstrucción y su condicionalidad.
En este momento, parece que a España e Italia se le van a pedir reformas concretas y un riguroso análisis ex ante y ex post del uso del dinero. Es evidente que en el ideario de muchos países europeos está que España no derogue la reforma laboral y que asuma de una vez que el sistema de pensiones no es viable. 
Se firmará un memorándum y habrá que cumplir. España necesita los fondos, a pesar de los cientos de miles de millones de euros que el Banco Central Europeo lleva gastados en comprar deuda española.
Cuando el acuerdo llegue, veremos qué hace Podemos que tanto criticó a Mariano Rajoy por solicitar el rescate para las Cajas de Ahorro. 
Entonces, tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias hablaban de “salvar al soldado Rato”. 
No sé si vendrán los hombres de negro o de gris, pero una cosa está clara, el acuerdo de Gobierno será papel mojado y veremos si se lleva por delante o no la coalición gubernamental y otros apoyos parlamentarios.  

Comentarios