Lunes 17.12.2018

El palacio de verano y de invierno

EL novel especulador inmobiliario Ramón Espinar haría bien en renunciar a los pelotazos y centrarse exclusivamente en las actividades gastronómicas. Disfruta zampándose mariscadas barateiras por la Galiza ceive y colgando las fotos en las redes sociales, lo que puede que acabe convirtiéndolo en un influencer de los fogones, pero en lo que es la cuestión inmobiliaria no tiene el más mínimo futuro. Ganó unos euros con la venta de su piso protegido, pero no se puede comparar con el negociazo que acaban de hacer Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias y la que va a ser la madre de sus mellizos –el será el padre–, Irene Montero. Se han gastado más de 600.000 euros en un chalé de lujo en una urbanización del parque natural de Guadarrama. Se trata de una vivienda de 268 metros cuadrados, edificada en una parcela de 2.352, con amplio jardín y hasta casa de invitados. A lo mejor en ese segundo inmueble que piensan alojar a unos refugiados.

El palacio de verano y de invierno
Comentarios