lunes 26/10/20

La fina línea entre la amenaza y la artrosis

las sesiones de la Asamblea de Madrid tienen pinta de estar a medio camino entre un desafío entre pandilleros y una riña de patio de colegio. En la de ayer, el protagonismo ha sido para la diputado de Más Madrid Mónica García, a la que el PP ha acusado de amenazarle simulando con sus dedos una pistola. Ella se ha defendido afeando al gobierno de Ayuso que quiera desviar la atención sobre lo importante, la mala gestión de la crisis por la pandemia, y alega que tiene artrosis en el pulgar. Ya es mala suerte. Por la enfermedad y porque sus acusaciones podrían ser certeras –quién sabe– pero de lo que se habla es de su gesto. FOTO: el gesto de la polémica | ep

Comentarios