lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Pecata minuta

En vista de cuanto está aconteciendo, la expulsión de Joaquín Leguina del PSOE es “pecata minuta”. Y lo que está pasando es que resulta inaudito el envite del Gobierno contra la propia Constitución, pretendiendo modificar leyes orgánicas por la puerta de atrás y exclusivamente en función de sus intereses. Como es igualmente inaudito que el Gobierno abarate figuras del Código Penal con el solo propósito de favorecer a quienes hace unos años decidieron embestir contra la Constitución convocando un referéndum ilegal para proclamar la separación de Cataluña de España.
 

En fin, que Sánchez y los suyos caminan continuamente por la cuerda floja defendiendo su estancia en el poder y no los intereses generales. Y en el pecado tienen la penitencia porque sus cesiones a los independentistas catalanes no solo arreglan ningún problema sino que lo enervan aún más. Que al día siguiente de abaratar el delito de sedición para que Puigdemont, Junqueras y compañía puedan regresar por la puerta grande a la política, se diga desde Esquerra que ahora van a por el referéndum de autodeterminación, deja al Gobierno en el más absoluto de los ridículos. Pero esto es lo de menos, lo de más es que, a estas alturas, los ciudadanos no podemos descartar un enjuague entre Sánchez y Esquerra para la convocatoria de ese referéndum.
 

A mi me hubiera gustado que el Presidente Pedro Sánchez hubiera salido al paso declarando solemnemente que no se va a celebrar un referéndum de autodeterminación en ninguna parte del Estado por la sencilla razón de que no lo permite la Constitución. Pero en vez de él salió su escudero, el ministro Bolaños, para no aclarar nada y a eso se añadió que el ministro Iceta y el ex ministro Illa, también hicieron declaraciones emborronando la situación aún más al decir que no se trata de convocar referéndum sino una “consulta”. O sea pongámonos en lo peor. Realmente este Gobierno cree que los ciudadanos somos rematadamente tontos y nos puede engañar con un juego de palabras cambiando “referéndum” por “consulta”. Así que en estos momentos la situación política en nuestro país está al rojo vivo.

Pecata minuta

Te puede interesar