Sábado 23.02.2019

La rebaja del canon de Sogama premiará a los concellos comprometidos con la gestión sostenible de los residuos urbanos

Los que se acojan verán reducida la tasa en un 10%, pasando de los 69,83 euros por tonelada de bolsa negra a 62,93

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-bed394df
El Ideal Gallego-9999-99-99-999-bed394df

Tal y como anunció en su momento la Xunta de Galicia, el pasado 23 de enero, el Diario Oficial de Galicia publicó la resolución del canon de Sogama para el presente año 2019 y la rebaja del importe de este, en un 10%, para aquellos ayuntamientos que se comprometan a reducir la producción de residuos y/o a incrementar el reciclaje de los envases ligeros, en plena sintonía con las directrices de la Unión Europea en la materia, y que, además, trasladen esta rebaja a los hogares.

De esta forma, el canon bajaría de los 69,83 euros por tonelada de bolsa negra a los 62,93 euros en los concellos que se acojan a la bonificación y den debido cumplimiento a los requisitos establecidos.

Esta medida ha sido posible gracias a la mejor gestión de la Sociedad en ejercicios previos y a la mayor contención del gasto, así como a la disminución de la deuda municipal en más de un 80% respecto al año 2013.

De forma paralela, la empresa ha acometido importantes inversiones, cifradas en 47 millones de euros en los últimos años, que han estado orientadas en todo momento a la prestación de un mejor servicio público y a una mayor protección ambiental.

Para que los entes locales interesados puedan beneficiarse de esta bonificación, deberán solicitarla a la Sociedade Galega do Medio Ambiente antes del próximo 23 de febrero, acompañándola de una declaración en la que el ente local deje constancia de su compromiso con estas dos condiciones (reducción residuos y/o mayor reciclaje), trasladando, con efectos económicos de 1 de enero del año en curso, dicha rebaja a los vecinos beneficiarios del servicio.

Asimismo, dentro de los dos primeros meses del próximo año 2020, quedan obligados a presentar a Sogama una certificación emitida por la autoridad competente en la que se acredite el debido cumplimiento del compromiso adquirido en su momento. En caso de que no se envíe a Sogama esta certificación o bien se constate el incumplimiento de las condiciones, la compañía procederá a aplicar el canon sin bonificación, emitiendo las correspondientes facturas antes del 30 de marzo.

No obstante, Sogama confía en el buen hacer  y responsabilidad de los ayuntamientos, para los que la protección ambiental y el bienestar y calidad de vida de su vecindario constituye una prioridad, convencidos de que, solo desde el esfuerzo y el trabajo conjunto, se darán pasos importantes y decisivos hacia un modelo de desarrollo que deje atrás la economía lineal, caracterizada por las malas prácticas de usar y tirar, y avance hacia una circular en la que prime la prevención, el máximo aprovechamiento de los productos, la reducción de desechos,  el reciclaje y la transformación de residuos en recursos.

La Sociedade Galega do Medio Ambiente no escatimará esfuerzos en contribuir a este fin y para ello ya se encuentra trabajando en una campaña online que pivotará sobre el principio europeo de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje) y que dirigirá a los municipios adheridos a su modelo. 

Formación
Asimismo, desde el pasado 28 de enero viene impartiendo un curso de formación online, orientado al personal y cargos políticos de los concellos (alcaldes, concejales, técnicos, auxiliares, etc.) y que precisamente se centra en la educación ambiental a fin de profundizar en la importancia que tiene la formación para una convivencia más armoniosa con el medio y para una vida saludable, garantizando un futuro mejor para las próximas generaciones. A través de este se proporcionarán recursos de interés para que los concellos puedan adaptarlos a sus características e idiosincrasia y, de esta forma, las campañas locales a llevar a cabo en el ámbito de la sostenibilidad puedan resultar más exitosas y efectivas.

De forma paralela, Sogama proseguirá con el programa de visitas a sus instalaciones, por el que han pasado más de 75.000 personas de distintos perfiles, así como con otras muchas iniciativas (charlas, jornadas, encuentros, publicaciones, etc.) a través de las cuales también prestará ayuda informativa y formativa a los concellos para que estos puedan avanzar y llevar a cabo la gestión de sus residuos en un marco de economía circular.

Método
La puesta en marcha de la nueva planta de recuperación de materiales, incluida en el proyecto de ampliación del complejo medioambiental de Cerceda, representa todo un hito en la evolución histórica de la empresa. Esta instalación, en línea con la emergente industria 4.0, permite recuperar de la basura en masa hasta once tipologías de materiales (PEAD, film, PET, polipropileno, poliestireno, plástico mixto, briks, papel/cartón, aluminio, acero y vidrio) multiplicando por cuatro su aportación al reciclaje y reduciendo a mínimos el vertido. De hecho, la previsión de la empresa es alcanzar el próximo año el vertido técnico cero, es decir, que solo se deposite en vertedero aquella parte de los residuos que no se pueda reciclar ni valorizar material y/o energéticamente. De esta forma, la entidad cumplirá, con quince años de antelación, el objetivo establecido por el Parlamento Europeo para el año 2035, y que no es otro que limitar el vertido al 10%.

Remodelación
Tras la entrada en funcionamiento de la planta de recuperación de materiales, la compañía ha abordado la remodelación de la antigua planta de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible a fin de modernizar su operativa y optimizar su funcionamiento. Concluida esta labor, la ampliación del complejo cercedense será una realidad a mediados de este año. Su capacidad se verá incrementada en un 81%, pasando de 550.000 toneladas anuales a 1.000.000, situándose entonces entre los más eficientes e innovadores del mundo y alcanzando el liderazgo en Europa. La mayor colaboración de los ciudadanos, junto con la mayor implicación de los concellos y la innovación tecnológica industrial aplicada en Sogama, constituyen factores que afianzarán el principio de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje), cimiento de la correcta gestión de los residuos.

Comentarios