lunes 21.10.2019

En Marea impulsará una coalición de personas y no de partidos políticos

El debate del plenario del próximo sábado pivotará sobre el documento redactado por la dirección de Villares

Luís Villares (a la derecha), junto a otros miembros de En Marea | Óscar Corral (efe)
Luís Villares (a la derecha), junto a otros miembros de En Marea | Óscar Corral (efe)

El debate que En Marea dará en el plenario del próximo sábado pivotará sobre el documento político redactado por la dirección de Luís Villares que, bajo el título “Apuntes para una postnueva política gallega desde la marea”, busca subsanar los “errores” cometidos hasta la fecha, impulsando una “coalición de personas y no de partidos”.

El plenario del sábado, que tendrá lugar en la facultad de Económicas de la Universidad de Santiago, será el primero que se celebre sin la presencia de los críticos que abandonaron su participación orgánica dentro de la formación después de que David Bruzos perdiese las primarias frente a Villares el pasado diciembre.  De este modo, las enmiendas presentadas –pese a ser numerosas– no suponen una crítica al documento de Villares que, en principio, parece que saldrá adelante con pocas modificaciones.

El texto base pretende corregir algunos de los errores que, apuntan, se han dado dentro de la formación desde su nacimiento en tanto que reclaman apostar por un mensaje “que se haga entender” y “huir de la autocomplacencia” adoptada pese a la pérdida de apoyos electorales.

Unidad de la izquierda
El escrito parte de la idea de que En Marea es una herramienta clave para el cambio, aunque para conseguir este objetivo es necesario alcanzar una “unidad de la izquierda” pese a que durante los últimos tiempos “con diferencias internas ostentosas” se evidenció “la idea de que la unidad es imposible, y decepcionamos con nuestra práctica política”.

“Lo acontecido estos años muestra que el valor unidad fue dilapidado por la transmisión constante del mensaje de que no podemos convivir en un espacio político común, pero esto no es cierto. Lo que hizo imposible la convivencia fue la presión ejercida por las organizaciones políticas que se veían opacadas por la acción del espacio de unidad” por lo que “su tendencia centrífuga se explicó las más de las veces para no perder protagonismo, aún cuando la gente había decidido que era EM el lugar de encuentro”, subraya el texto que pretende ser la base política del partido.

De ello concluyen que “como proyecto político es más fácil la coalición de personas que de partidos y la unión de voluntades que la de organizaciones”, rechazando de este modo que las formaciones que impulsaron el partido –Podemos, Anova y Esquerda Unida– tengan el peso excesivo que pretendieron. 

Creen que la unidad no puede ser forzosa porque ha sido una metodología que no ha servido para unificar el espacio, “forzando una unidad sin lealtad lo que hacemos es dilapidar socialmente el capital político del propio concepto de unidad, de manera que cuando estemos en disposición de echar mano de él va dejar de ser un bien apreciado, si ahora destruimos su significado”.

Además, de cara a próximas citas electorales, En Marea considera que como “fuerza gallega que presenta una oferta electoral que pretende entre otras cosas combatir la decepción causada por fuerzas que atrajeron un voto que luego derivó en promesas incumplidas” puede tener un hueco que le permita obtener unos buenos resultados.

“Tenemos la oportunidad, y la responsabilidad, de hacer que la gente decepcionada con la nueva política vea en En Marea un valor en quien confiar en vez de abstenerse o volver a opciones clásicas”.

Comentarios