sábado 16/1/21

El comité clínico alivia las restricciones en las áreas de Santiago y Ourense

Estas zonas, junto a Ares y A Estrada, pasan a nivel 2 y la Xunta definirá hoy cómo quedará la situación hostelera
El presidente de la Xunta, el conselleiro de Sanidade y la de Política Social participan por videoconferencia en el comité clínico | david cabezón
El presidente de la Xunta, el conselleiro de Sanidade y la de Política Social participan por videoconferencia en el comité clínico | david cabezón

El comité clínico que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia decidió ayer aliviar las restricciones en las denominadas “almendras perimetrales” de Santiago-Ames-Teo y Ourense-Barbadás-Pereiro de Aguiar, que pasarán al nivel dos, al ver que la evolución epidemiológica del Covid así lo permite.

También verán aliviadas sus limitaciones en el mismo sentido A Estrada, en Pontevedra, y Ares, en la provincia de A Coruña, de manera que la hostelería ya no necesita seguir clausurada y tampoco los movimientos estarán limitados. Con todo, será hoy cuando el comité defina de forma concreta y con medidas específicas cómo quedará la situación del sector hostelero en estas nuevas zonas “liberadas” que pasan a la fase 2.

Por el contrario, en la larga reunión mantenida por los expertos este martes, se acordó el incremento de las restricciones al nivel máximo, conocido como el “modelo Carballiño”, en A Guarda (Pontevedra) y As Pontes (A Coruña). En las localidades de Boiro, Ordes y Cerceda, en la provincia coruñesa; así como en A Lama (Pontevedra) y A Rúa (Ourense) habrá una “especial vigilancia” debido a la preocupación que existe ante los datos que se van conociendo en el día a día.

El comité clínico tenía también sobre la mesa –además de estas restricciones y el posible cierre perimetral de la comunidad de cara al puente de l a Constitución– el plan de desescalada trasladado por la Xunta al sector hostelero, un documento que propone una reapertura progresiva de los establecimientos en cuatro niveles –vinculados a la situación epidemiológica de cada territorio en un momento dado–. En una reunión con representantes del sector celebrada el lunes, la Xunta explicó que este texto vinculará la situación epidemiológica de cada territorio con los aforos, horarios y grupos permitidos en los establecimientos.

Con todo, los límites de cada una de las cuatro fases, sin embargo, los fijará el comité clínico, que ayer tenía sobre la mesa el texto que propone una fase uno, como la que viven ahora los territorios con cierre perimetral, sin actividad en la hostelería. A partir de ahí, en aquellas áreas que mejoren, los establecimientos podrán abrir inicialmente hasta las 17,00 horas, con un aforo restringido al 30% en interiores y 50% en terrazas y, en principio, solo para convivientes (nivel dos). A continuación, en cuanto los parámetros de cada área vayan mejorando, los aforos se incrementarán al 50% en interiores y 75% en terrazas (nivel 3) y al 100% -nivel cuatro--, mientras que los horarios crecerán hasta las 23.00 horas y los grupos estarán limitados a seis personas no convivientes.

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, espera que “en los próximos días” la desescalada por zonas pueda empezar en la hostelería en las diferentes fases articuladas, que irán incrementando aforos y horarios a medida que mejoren los datos de incidencia de coronavirus.

A preguntas de la prensa en una visita al Ayuntamiento de A Estrada (Pontevedra), Rueda explicó que representantes de asociaciones de hostelería han pedido que se puedan juntar en los establecimientos ya en la primera fase hasta cuatro personas no convivientes.

Además, Rueda aseguró que el Gobierno gallego apoyará “todo lo que se puede hacer” y “facilite la normalidad a sus negocios”. 

Comentarios