domingo 20/9/20

Las rondallas cantaron ayer a las Pepitas con un programa reducido pero con el mismo espíritu de siempre

Tras la celebración de un sencillo y reducido acto en el Torrente, las cinco agrupaciones locales y la de Cariño actuaron en Armas
Tras el acto institucional en el patio del Torrente Ballester se celebró el festival en la Praza de Armas | daniel alexandre
Tras el acto institucional en el patio del Torrente Ballester se celebró el festival en la Praza de Armas | daniel alexandre

No han podido concentrarse, ni animar las calles con la tradicional ronda; tampoco cantar a las madrinas en los balcones. La crisis sanitaria por la Covid-19 obligó en marzo a aplazar la celebración de la Noite das Pepitas y a modificar el formato de la cita desarrollada ayer.

Lo que no logró mermar la situación actual es el espíritu y las ganas con las que las rondallas cantaron ayer a todas las mujeres, especialmente a las ferrolanas. El programa de esta tradicional fiesta, declarada de Interés Turístico de Galicia, tuvo que cambiar también el escenario habitual en el que cada año se llevaba a cabo el acto institucional.

El patio del centro cultural Torrente Ballester sustituyó así al Jofre para acoger un evento sencillo y reducido, cerrado al público, y que reunió a una treintena de personas entre miembros de las agrupaciones y de las corporaciones de Ferrol y Mondoñedo. 

Ambos renovaron su hermandad –iniciada en 2004– en una ceremonia en la que la teniente de alcalde, María Elena Candia, y el concejal de Cultura, Alberto García, ejercieron la representación del municipio lucense. Además de intercambiar regalos con el gobierno ferrolano, el regidor local Ángel Mato y el edil Antonio Golpe les hicieron entrega de una placa conmemorativa del año cultural dedicado a Carvalho Calero y a Concepción Arenal.

Madrinas y padrino
Los que también recibieron un  obsequio, en este caso una botella antropomórfica de Sargadelos, fueron las madrinas y el padrino de la edición: Patricia Arnoso y la pequeña Valentina Álvarez (de la rondalla Bohemios); María de la Paz (Sonidos del Alba); Manuela Isabel Mosetón (Club de Campo); Alicia Paz (Añoranzas); Nuria Lago (rondalla de Cariño) y Daniel Ríos (Só Elas). Los rondallistas homenajeados de este año fueron Jacinto Huete, Ángel R. Cebral y Jorge Martínez, que recibieron una insignia del Concello de Ferrol. La mención especial recayó en Juan José de los Ríos, al que se hizo entrega de una réplica de la pescadería de Ucha.

Tras este acto, la actividad se trasladó a la Praza de Armas. Allí tuvo lugar, desde las ocho de la tarde, el festival en el que las cinco rondallas ferrolanas y la de Cariño interpretaron tres piezas cada una: un pasacalles, un vals y una danza. El aforo estuvo limitado a 300 personas y, tal y como se destacó desde el Concello de Ferrol, se llevó a cabo bajo el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria. Al inicio del evento musical en Armas se hizo entrega de una placa conmemorativa a la viuda de José Eduardo Fernández López, presidente de la rondalla Sonidos del Alba fallecido este año.

Comentarios